martes, 13 de enero de 2015

Disturbios


Buenas tardes, señor enfermo. Nos han llamado unos vecinos alertando sobre la grave molestia que produce en sus conciencias el ruido de su congruencia. ¿Sería usted tan amable de poner freno a ese empeño por querer salvaguardar su existencia de mierda y permitir el paso en la vía pública? De lo contrario nos veremos en la obligación mi compañero y yo, como Agentes de la Mediocridad que semos, de romperle los huesos de la dignidad y de la esperanza hasta hacerle perder el futuro. Ande, no sea inconsciente y váyase, hombre, que la vida son dos días y a usted le queda medio telediario como para estar jugando a sentar peligrosos ejemplos.

El Sietemesino

No hay comentarios:

Publicar un comentario