lunes, 7 de octubre de 2013

De la mano


 
Ellos dos sílabas son,
amor se llaman, y basten
si se les siente
para tocar el sol.

Del sentimiento nace el beso,
del beso nacen los poetas,
de los poetas nace el verso...

y de nuevo aparece el beso.

Latido que rebasa
y que rebosa,
latido que liga
pero no daña,
latido que abraza
hasta despertarlos
juntos en la misma cama.

Ellos dos sílabas son,
amor se llaman, y basten
si se les siente
para tocar el sol.

A veces se dicen
"hasta luego" y se alejan,
a veces uno se va
y otro se queda,
a veces se dejan
pero se llevan
a pesar de las barreras.

Uno habla
lo que el otro calla
y el otro habla
lo que calla el uno.

Ellos dos sílabas son,
amor se llaman, y basten
si se les siente
para tocar el sol.

Sabidos se saben
porque "tú sabes que yo sé,
como yo sé que tú sabes".

El mar
y el marino,
el fondo y la forma,
la copa y el vino,
pues de la mano andan
el mismo camino.

Que ellos dos sílabas son,
amor se llaman, y basten
si se les siente
para tocar el sol.



El Sietemesino
 
 
 
 
 


2 comentarios:

  1. Dos sílabas que cuando te atrapan representan el infinito.

    ResponderEliminar
  2. bonita poesía, pero bien es cierto que los poetas no surgen muchas veces del beso, sino de la ausencia del mismo

    ResponderEliminar