martes, 15 de mayo de 2012

Lo peor







Lo peor puede ser
oír a tu casero perder la paciencia,
cambiar de acera huyendo de las miradas ajenas,
beber nueve Budweiser intentando evitar pensar
y mearlas desde la terraza y darte totalmente igual.

Lo peor puede ser
borrar de la agenda a tus amigos,
estar dos semanas sin ducharte por falta de fuerzas,
besar una boca halitósica que la sequía hace gloria
o despertar para advertir que nada ha cambiado.

Lo peor puede ser
 tener un padre que no supo ser hijo,
entregarte sin condiciones a una mujer asqueada,
amanecer sentado en la sala de un hospital,
participar en una conversación entre canis.

Lo peor puede ser
 llevar dos años desempleado,
tomar cinco pastillas diarias con treinta y tres tacos,
sentir que fue un error finalizar aquella relación
y ver al Barça perder una liga por Cristiano.

Lo peor puede ser
 comerse una resaca en compañía,
dar una clase de matemáticas a primera hora
"550 euros pagas incluidas, lo tomas o lo dejas",
añorar la mierda dado que el presente es mierda doble.

Lo peor puede ser
 grosero como un político,
soso como una top model delante de un micro,
cargante como un concierto de Bruce Springteen
e irrelevante como la opinión del vulgo.

Lo peor, tal vez, pueda ser

llamarse David 
Revert
López.

El Sietemesino
Imagen (Google) 

5 comentarios:

  1. Sacar poesía de tantas cosas desalentadoras, eso es lo mejor.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó, ésta sí.
    Un beso desde VLC

    ResponderEliminar
  3. Llamarse David Revert López es tal vez lo mejor, sin duda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Eso se arregla cambiándose el nombre. ;)

    ResponderEliminar
  5. Interesante conclusión, poema autobiografiado...con un final tremendo, se nota el desasosiego, pero en la tristeza, la arcada y el desconcierto, hallamos algo catártico.

    Saludos y letras

    ResponderEliminar