lunes, 27 de febrero de 2012

Dónde iremos a parar

(IRONÍA: Figura literaria mediante la cual se da a entender lo contrario de lo que se dice)


"Nos hemos defendido de la agresividad del enemigo", dijo el Jefe Superior de Policía de la Comunidad Valenciana, Antonio Moreno, a propósito de la carga policial efectuada sobre los estudiantes manifestados la pasada semana en la capital del Turia.

Y no le falta, por más voces que se sumen a la critica, razón al Sr. Moreno. Da en el clavo. Acierta.

Los estudiantes son unos parásitos que solo quieren protagonismo, cerveza y vivir de los padres. Son como enormes sanguijuelas que pretenden absorber la paz en la que vive sumida nuestra sociedad, tomando las calles antojadizamente bajo obscenos lemas y con el objetivo de infundir en el prójimo la ira desproporcionada que late en sus venas.

Estoy completamente de acuerdo con el Jefe de Policía. Y aún se...

...queda corto para mi gusto. Muy corto con esta gentuza que lo tiene todo al alcance de la mano: internet, coche, ropa, comida, dinero para drogarse...y que, no satisfechos con la ociosa vida de lujos que llevan, todavía se atreven a quejarse por falta de luz, calefacción y papel higiénico en algunos centros educativos en los cuales, dicho sea de paso, ya ni se practica la sana costumbre de la oración ni el eficaz reglazo en las manos.

A más de un mocoso lo tendrían que haber dejado baldado. ¡Vamos, hombre! que no debe ser agradable para el miembro de la autoridad recibir insultos, amenazas, esputos y golpes solo porque lleva a cabo su deber de la manera más digna que puede. Preguntaos, preguntaos todos los que criticasteis a las fuerzas del orden, cómo se sentirán al llegar a casa magullados, humillados, agotados, realmente destrozados por culpa de cuatro niñatos de papá que lo único que quieren es joder al personal, ensuciar las aceras, follarse a todo lo que se mueve y pasarse el día en las discotecas del demonio que ni un segundo tardaba yo en convertir en cuarteles militares.

¡Mierda de generación!

¡Pena dan!

No obstante, y por difícil que pueda parecer, lo más grave del asunto, me supongo, será la sensación de derrota por el lado del Estado español. Comprobar que tantos años de  cristiandad, mano dura y caudillaje no han servido de mucho es, cuanto menos, decepcionante e indecente. Inmoral. Herético.

¡Que sí, que sí, lo digo a voz en grito: esos cabrones son el enemigo! ¡el estudiante es el enemigo!

Y un enemigo muy peligroso, además, pues habita bajo piel de corderito, lee a Marx, se expresa correctamente y, para colmo de los colmos, razona, tiene ideas, piensa...¡utiliza el cerebro!

¡Dónde vamos a ir a parar!


El Sietemesino
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. COMO SE SUELE DECIR POR AHÍ, LEÑA AL MONO, HASTA QUE HABLE INGLES, DE PASO LES APROBAMOS UNA ASIGNATURA.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que los defensores del honor y la patria están bien entrenados y ataviados para hacer frente a estar hordas de barbarie y ateísmo, aunque yo le verdad, no las encuentro ni tan numerosas y tan peligrosas, es más con un buen Madrid-Barca se aplacan bastante, ye se sabe lo porque interesaba incluirlo en "interés general",por cierto, a quien le interese, van a sacar un nuevo Ipod...

    ResponderEliminar
  3. No me he enterado de mucho, pero sólo esa expresión de "el enemigo" ya me parece suficientemente siniestra como pare encender unas alarmas...que nadie encenderá :(

    ResponderEliminar