domingo, 11 de septiembre de 2011

Cría cuervos y te sacarán los ojos

Quién no ha roto de niño un cristal, o ha robado golosinas del kiosco, o ha espiado a su vecina desnudándose. Un servidor recuerda haberse puesto a cantar y a pedir en la calle mientras su madre compraba en una tienda cercana.
Comportamientos típicos de la tierna infancia (ejem...eso de espiar a la vecina desnuda hay alguno con pelos en los huevos que todavía lo sigue haciendo), que pasan a convertirse en graciosas anécdotas de café.
Una criaturita alemana de once años, sin embargo, ha ido más allá y, ni corta ni perezosa decidió aprovechar un descuido de su madre para ponerse en contacto con la policía y explicarles que "mis padres no paran de obligarme a hacer trabajos forzados. Tengo que trabajar todo el día y no me queda tiempo libre".
Según la progenitora, "aprovechando que mi hijo se encontraba de vacaciones...
...le ordené que limpiara la terraza. Solo eso. Se pasa el día jugando y cuando se le pide que recoja algo dice que es trabajo forzado", aclaró la sufrida mujer a las autoridades, quienes previamente habían solicitado al pequeño poder hablar con su madre.
Dice el refrán que cuando el río suena, agua lleva. Pues el "bicho" no dejó de amenazar a sus padres con llamar a la policía y contarles que se veía obligado a colaborar en las tareas del hogar durante sus vacaciones estivales. Amenazar p'a na es tontería.
Una trastada que, esperemos, no cunda entre el resto de niños.

El Sietemesino
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. Estamos en una época conocida como la "dictadura del niño". Campan a sus anchas sin que sus progenitores ponga coto a sus antojos.

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo yo que mi hijo no me va a torear de esa manera.
    Menuda falta de educación que tienen ahora. Esto es lo que pasa por tanta protección que tienen ahora... que si un cachete es delito y demás payasadas.
    Yo fui una bicho cojonuda, me llevé más de una y más de dos y no me ha pasado nada... y si mi chico las trama, pues también se las ganará.
    La educación que me dieron mis padres fue muy buena y la que recibirá Hannibal va a ser igual.

    Un saludo, calamar ;)

    ResponderEliminar