sábado, 27 de agosto de 2011

Partido de Guinness

Partiendo de  la sentencia matemática que dice que la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, podemos concluir en que el camino más corto entre fútbol y éxito es un punto llamado Barça.
Una teoría sustentada en dos claros ejemplos: Cesc Fábregas y Alexis Sánchez, quienes tras haber disputado apenas tres partidos con el club catalán, ya pueden presumir de ostentar en España el doble de títulos que Cristiano Ronaldo después de cuatro temporadas en el Madrid.
Aunque la Supercopa de Europa que ayer se metió en el zurrón el conjunto culé deja otros tantas cifras para la posteridad: Guardiola es a partir de anoche el técnico barcelonista más laureado por encima del mismísimo Cruyff (12 copas por 11 del holandés), Xavi superó a Guillermo Amor (18 trofeos por 17 del ex componente del Dream Team) y el club propio club, por extensión, se coronó como el equipo con más títulos continentales dejando a la zaga al...
... Milán (15 por 14 del equipo italiano). Partido de guinness.
Y sin embargo, los de Pep no hicieron el fútbol que acostumbran.. Se echó a faltar los entrenamientos, el ritmo de competición y, sobre todo, esos automatismos en forma de paredes al borde del área y triangulaciones en el mismo punto de penalti que tanto hacen vibrar al espectador.
No fue problema. Allá donde no llega el físico alcanza la suerte (caso del primer gol de los blaugrana a cargo de Messi al que, un jugador rival, "asistió" para que el crack se quedase solo ante el guardameta del Oporto y marcara a placer, preciosa cinta mediante). Y el talento. También alcanza el talento.
Corría el minuto 88 cuando el recién fichado Fábregas recibió un minucioso pase bombeado del astro argentino desde fuera del área; el ex gunner controló con el pecho en el mismo punto de castigo y, sin tiempo para pensar, fusilaó a Helton que ya se le echaba encima. 2-0 y partido concluido.
No son pocos los que se preguntan, pues, cómo parar a este equipo que, jugando a medio gas, es capaz de mantener a raya al actual campeón de la Europa League y, no lo olvidemos, al todopoderoso Madrid de los quinientos millones de euros. ¿Se les puede frenar con la violencia que implica seguir el límite del raglamento?, Marcelo, Pepe o Khedira han dejado patente que no. ¿Se les puede detener usando su mismo arma, dominando ese tesoro llamado balón?, Wenger y el Arsenal saben que tampoco. La única certeza es que una presión constante y adelantada parece incomodarles. No obstante , esa "incomodidad" se antoja insuficiente para destronar a este equipo de leyenda que no se cansa de almacenar títulos y más títulos bajo las órdenes de un técnico que sí tiene claro cuál es el camino a seguir.
¡Enhorabuena!.

El Sietemesino
Imagen (Google)

1 comentario:

  1. Un partido un tanto mediocre, pero que a la postre fue suficiente para lograr la victoria. Esperemos que en Septiembre se vayan encontrando más en forma.

    ResponderEliminar