domingo, 28 de agosto de 2011

Crisis a prueba de chinos

El pasado mes de Febrero se dieron cita en el polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada, varios peces gordos entre los que destacaban el embajador chino en España y el Ministro de Fomento,  José Blanco.
La razón de la cita no era hacer un botellón, participar en una carrera de motos ilegal o comprar droga al camello de turno. La causa de tanto dragón articulado, de tanto farolillo rojo, de tan hortera pompa era más bien una inversión de sesenta y cuatro millones de euros: la inauguración de un centro comercial (Plaza de Oriente) de cuarenta mil metros cuadrados destinado, entre otras cosas, a crear más de mil puestos de trabajo.

Sin embargo hoy, seis meses después, el Plaza de Oriente parece un cementerio. El negocio está muerto. Pocos son sus visitantes, tan escasos que solo treinta y tres de los ochenta locales permanecían abiertos el miércoles.
A propósito del descalabro se ha pronunciado incluso el director técnico de Industria, Andrés de las Alas, quien está tan seguro de que el éxito llegará que ya tiene sobre su mesa el primer borrador de la segunda fase. Apoyando esa misma teoría y, de paso, haciendo honor a la reputación de tenaces y persistentes que se de los chinos se tiene, Tie Li, uno de los promotores, jamás ha pensado en abandonar el barco y, junto a su colega de negocios Liu Yongping, ya se encuentra inmerso en la elaboración de esa segunda parte del proyecto: una inversión de veintiún millones de euros en forma de hotel de lujo. Aún y con todo, los beneficios obtenidos por el centro comercial supera al resto de negocios españoles ubicados en el municipio madrileño. Nara raro si se tiene en cuenta que unos vaqueros nacionales cuestan veinte euros por los cinco de unos manufacturados en el país oriental.
Y es que de esta crisis no se libra nadie, ni  los chinos. Que ya es decir.

El Sietemesino
Imagen (Google)

1 comentario:

  1. He leido la noticia en la prensa y es curioso como a pesar del fiasco siguen pensando en invertir para la segunda fase.

    ResponderEliminar