sábado, 18 de junio de 2011

...y se deshizo la luz

Por unos instantes fue como estar presenciando un truco de magia, como vivir un déjà vu, como viajar de lleno al pasado porque, súbitamente, decenas de niños salidos de la nada tomaron el parque y comenzaron a jugar al escondite, al pañuelo, al corro, a la rayuela...mientras los padres leían o conversaban entre ellos, sin necesidad de utilizar auriculares, micrófonos ni nada por el estilo.
Sí, todavía hoy, mucho tiempo después, me estremezco al recordar aquella extraña y calurosa tarde de Junio en la que, según dicen, fue precisamente eso, las altas temperaturas, lo que obraron el milagro averiando el suministro eléctrico y dejando a los residentes de la zona sin internet ni televisión durante una hora. Aunque lo más insólito del asunto, sin embargo, es que ninguno de los afectados pareció aburrirse durante el apagón.

El Sietemesino
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. Sabotaje y fecundación...Viva la revolución!!!:)

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Uno de los mayores logros de la tecnología ha sido idiotizarnos por completo.

    ResponderEliminar
  3. Por los apagones que son ocasionales en otros sitios del mundo y que son tan frecuentes (diarios) en esta parte del planeta es que he tenido que desarrollar un hábito de no depender de nada eléctrico para entretenerme y entretener a mi hija, los libros de animales, imágenes y para colorear son a lo que más echo mano.
    Me alegra que la gente sepa no depender de las cosas para sobrevivir, que use la inventiva para poder salir del paso.
    Eso sí, que cuando llega la luz mi hija con sus cortos 2 años y un mes ya sabe decir "llegó la luuuuz" lamentable por un lado, pero cierto.

    ResponderEliminar