domingo, 19 de junio de 2011

Amando al revés




Si mi boca no estuviera llena de tu nombre,
si mis dedos dejaran de querer clavarse en tu piel,
si a mi nariz le costase distinguir tu perfume,
si mis oídos expulsarán el sonido de tu voz,
si mis ojos perdieran el rojo del desvelo...
o el corazón no me diera un vuelco trepidante
cada vez que suena el teléfono y se trata de ti,
si no fuera por todo eso y algunas razones más,
diría que no te odio, detestable papaíto.

El Sietemesino
Imagen (Google)

8 comentarios:

  1. Como te he dicho antes.. perfecto, canijo.

    Un besazo, bollicao ;)

    ResponderEliminar
  2. jajajá. Buenísimo. Padres, uf, difícl oficio.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre logras sorprender con el final de tus poemas. Enhorabuena !!!!!!

    ResponderEliminar
  4. buenísimo guapo!!!. un beso y buen lunes.

    ResponderEliminar
  5. como siempre, me encanta :)
    Es una delicia leerla ^^
    un beso!

    ResponderEliminar