viernes, 17 de junio de 2011

Los ladrones van a la oficina

-Un cigarrito p'al pecho por lo bien que lo he hecho, que una crisis de esta magnitud no se genera todo los días, oye-, habrán pensado los afortunados.
Esos "afortunados" son, evidentemente, los de siempre. Los que conducen un mercedes comprado con el dinero del albañil, el cual, tiene que ir a casa de su madre a que le llene unos tupper para poder cenar; los que extienden órdenes de desahucio mientras hacen pasar la bola de caviar costeada por la nómina del taxista, con el Cheval Blanc cortesía de los intereses cobrados al panadero; los que deciden, dónde, por qué, cuándo y si nos la meten con o sin condón. Los mismos que rigen el destino de quienes, ¡oh paradoja!, los mantenemos. Los banqueros.
Estos proxenetas del político, vigas maestras del capitalismo, principales causantes del lodazal de precariedad en el que, repentinamente, se ha visto sumida la otra mitad...
...del mundo que aún no vivíamos en la miseria han decidido, siguiendo, darse un gran homenaje (repito, crear una espiral de pobreza tan honda no es tarea fácil), y subirse el sueldo. Mas como aumentar sus honorarios pa ná es tontería, pues lo han hecho a lo grande, a lo campeón, a lo XXL. Nada menos que un 36%.
Sin embargo, y para colmo, esta no es la primera vez que la intocable comunidad bancaria incrementa sus retribuciones en plena crisis. El año pasado, sin ir más lejos, ya volvieron a hacerlo y en el mismo porcentaje (que alguien llame a un numerólogo, por favor). Por ejemplo, según se desprende del diario económico Financial Times, Jamie Dimon presidente del JP Morgan Chase llegó a multiplicar sus ingresos por 15 o, lo que es igual, alcanzar la desorbitada cifra de los 20,7 millones de dólares. Otro caso es del director general de Goldman Sachs. El Sr. Lloyd Blankefein se llevó crudos 14,1 millones de dólares. Destacar también, a Frédéric Oudéa, de Société Génerale, quien ganó 2,3 millones, es decir, un 50% más que en 2009.
Tres botones que son suficientes para apoyar iniciativas como la que, en su día, propuso el ex futbolista francés Éric Cantona: "Si 20 millones de personas retiran su dinero del banco, el sistema se derrumba (...) La revolución se hace a través de los bancos". Que le pregunten, si no, a los hermanos islandeses.

El Sietemesino
Imagen (Google)

5 comentarios:

  1. Lo que dijo Cantona es un punto muy importante...
    aunque al menos de este lado del charco ( México) los bancos hacen peros para retirar tu dinero... es un círculo vicioso.

    ResponderEliminar
  2. Son personas que sacan mal provecho del sistema. Este se los permite; les permite las fechorías y los embustes. Éric Cantona le hizo un joga bonito a los bancos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y porque sigue la peña usando los bancos y las tarjetas? Se puede vivir sin ellos o al menos usarlo al mínimo y se les jode. Uno solo no se nota pero si fuéramos todos...

    ResponderEliminar
  4. Para celebrar el acontecimiento el acontecimiento, copiando a Telefónica,y con apoyo del gobierno, harán un ajuste de plantilla despidiendo un montón de empleados.

    ResponderEliminar
  5. Trabajo en un banco y ojalá nos subieran el sueldo... tengo al menos una estadística de 6 años en las que mi sueldo va disminuyendo su capacidad de compra, mis gráficos siempre van para abajo, y el aumento anual no tiene nada que ver con inflación sino con lo que RRHH con su estupenda condición "porquemedalagana" asume que me toca... Estoy consumiendo los ahorros y no se ve salida... este tema me pone un nudo en el estómago... no sé qué hacer... y seguro que terminaré diciendo PEDIRÉ UN PRÉSTAMO!!!

    ResponderEliminar