martes, 10 de mayo de 2011

El espectáculo




Dime tú,
tú que incansablemente
has vagado por la remota Pakistán,
donde has visto lapidar mujeres
por cometer adulterio
dentro de un matrimonio
 obligado,
y extirpar sus clítoris por crueles
y sucias manos
allá en la ardiente Somalia,
dime.

Dime tú,
tú que has habitado
largo tiempo la ancestral Turquía
en la que has presenciado
la amputación a hombres
por robar algo que comer,
y arrancar sus órganos vitales
para ser vendidos por encargo
allá en la azul Brasil,
dime.

Dime tú,
dime que no es cierto que Mahoma,
con etílica lengua,
humedezca el fétido recto de Buda
el cual, entre jadeos
se proclama impostor de impostores
mientras Jesucristo se masturba
excitado también por el espectáculo
 brindado por el más repugnante mamífero
 que nunca pisó este planeta

El Sietemesino
Imagen (Google)

2 comentarios:

  1. Prefiero no decirte nada, que te veo muy apasionada (y acertada). Un gran, y duro poema.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ups... mejor no voy a decir nada... muy fuerte!

    ResponderEliminar