lunes, 2 de marzo de 2015

Jamón de mi corazón.

Todos sabemos que es una de las joyas de la gastronomía española y desde hace ya muchos años sabemos que es un alimento muy saludable aunque siempre han intentado ponerle peros. Pero hay estudios científicos que refutan cualquier opinión contraria a este alimento.

El último y más exhaustivo ha sido realizado últimamente en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid en los que acaban con los tres mitos relacionados con su consumo: ni engorda, ni sube los triglicéridos ni tampoco la tensión arterial. Y sobre todo y lo más importante es que han demostrado por primera vez que su consumo regular mejora uno de los termómetros de la salud vascular: el endotelio, el tejido que tapiza nuestras arterias. En la inflamación de este tejido está el origen de la mayor parte de la enfermedades cardiovasculares. Cuando el endotelio sufre se dispara el riesgo de sufrir un infarto.

Dicho estudio ha comprobado que el consumo de 50 gramos diarios de jamón ibérico (mucho mejor si es de bellota) durante seis semanas, mejora considerablemente el endotelio y además lo hace con efecto memoria y los beneficios se mantienen después de dejar de consumirlo. Además han demostrado que aunque es un producto rico en sodio su consumo produjo un descenso en la presión arterial de los consumidores habituales.

Y es que aunque hagan estudios científicos ya la sabiduría popular lo decía: "De la mar el salmón y de la tierra el jamón".

La minina
(imagen Google)






No hay comentarios:

Publicar un comentario