sábado, 22 de noviembre de 2014

Tu amistad



La amistad es un camino que se recorre en compañía, siendo la libertad una de sus características.  Nadie puede obligarnos a ser amigo de alguien, es por eso que no se pueden crear artificialmente los lazos afectivos. Éstos nunca engañan y, quizás a diferencia del enamoramiento, nos permiten mantener nuestra autonomía.

La amistad desarrolla nuestro potencial más auténtico; es recíproca; nos alegramos por las mismas alegrías; nos entristecemos por las mismas penas. Se sueñan los mismos sueños...


Habrá momentos en que uno de los integrantes se convertirá en nube nómada que se aleje o se aproxime según soplen los caprichosos vientos del destino, el otro, sin embargo, se asemejará al árbol firmemente enraizado que, al sol y a la sombra de su vida, acogerá impasible el ir y venir de la nube. Precisamente, esto es lo generoso de un sentimiento tan hermoso: se trata del sereno oasis que aporta la necesaria certeza de que, lo importante, no podrá nunca superponerse a lo esencial.

Los amigos, pues, son flujo y reflujo de nuestras mareas, profundos conocedores de nuestra plenitud y de nuestro abatimiento.

Ocasiones hay en que el cariño que sustenta el lazo amistoso es tan fuerte, que perdura a pesar de la distancia o de los años transcurridos porque existe conciencia. Conciencia de lo mágico que resulta un instante juntos sin inquietar lo más mínimo el pasado ni el futuro.

Por todo esto, quiero decir que no hay nada más importante para mi que "tu amistad ".


La Minina
Imagen (Google)

No hay comentarios:

Publicar un comentario