domingo, 23 de noviembre de 2014

Porno virtual made in Spain


Para que luego digamos que en España no somos innovadores o no estamos en la vanguardia tecnológica de nuestro tiempo. Y es que, otra cosa no, pero el ibérico anda siempre a la que salta en lo tocante al vicio y al fornicio (vamos, que habrá que hacer gala del lema "latin lover", ¿no?). Pero al grano: la realidad virtual ya ha aterrizado como medio de evasión de la única realidad que existe, la real.

Hoy, sin embargo, queremos hablar del virtualismo en un ámbito específico, muy atrayente y, por demás, placentero. Eso es, el sexo. La industria del porno, que no suele enajenarse de las nuevas tecnologías, ha decidido apostar por los pseudo revolcones metiendo mano a lo más puntero del...
... mercado cibernético: llegó el "visor de realidad aumentada", que permite el folleteo con estrellas del porno, nuestra pareja a distancia o aquella viuda de Marte que tanto nos pone (se acabó pringar de babas el objetivo de la web cam).

Y es aquí donde entramos o, mejor dicho, penetramos nosotros: VirtualRealPorn. Esta empresa de sello ibérico ha tenido la orgásmica idea de crear vídeos porno virtuales formateados, especialmente diseñados para la utilización de las gafas del amor arriba mencionadas (se acabó tener que invitar a martinis, con la terrible incertidumbre de no saber si obtendremos la buscada compensación al final de la noche).

Imaginemos: entras en casica, cargas el software en tu smartphone, te desnudas y te cagas en todo lo cagable porque se te olvidó coger del escondite del comedor tu pecaminoso juguetito del placer, entonces te vuelves a poner la ropa y a repeinar un poco, sales de la cueva ignorando que tus padres quieren que vayas a comprar ahora al mercadona o que tu pareja necesita contarte el último chisme del que se ha enterado en la oficina, regresas al refugio, reacomodas tu cuerpo palpitante de emoción en la silla de escai, clicas "play", de pronto apareces en una isla paradisiaca junto a tu fantasía más húmeda, el desenfreno se desenfrena y... no ocurre lo que tendría que haber pasado porque olvidaste echar el pestillo de la puerta, y la realidad más real te golpea en forma de padres/pareja que, inmediatamente, sin saber cómo ni por qué aparecen a tu lado preguntándote: "¿Tú eres tonto o has comío mierda? ¿Para eso querías querías que pusiéramos el internet en casa,  tontolpijo?".

Uufff.. Una experiencia única capaz de encender hasta el último poro de nuestro cuerpo, ¿verdad? Así que, dejémoslo aquí porque no está el horno p'a bollos, no sin antes adjuntar un índice de los hipotéticos beneficiados/damnificados por la invención de este aparatito tan majo:

PRINCIPALES DAMNIFICADOS

1. La industria profiláctica, porque se acabó el chollo de ponerse un chalecito en la costa a costa de enfundar prepucios.

2.  Las parejas de toda la vida, las que pueden olerse los peos, porque serán sustituidas por Jeenas Jameson y Nachos Vidales practicamente reales.

3. Los clubes de alterne, chic@s de carretera y líneas calientes, porque la crisis en la que andamos inmersos no está para gastar 50 euros por un poco de fiesta.

PRINCIPALES BENEFICIADOS

1. L@s tímid@s, calentorr@s y poco agraciad@s estéticamente, porque tendrán la posibilidad casi palpable de dar rienda suelta a sus perversiones y /o a aquello que nunca se atrevieron a hacer.

2. La curia, porque nunca habrá sido tan innecesario el uso del condón.

3. Las operadoras de internet, porque volverán las oscuras descargas en tu ordenador a colgar y otra vez con la lentitud de tu banda ancha, más megas tendrás que solicitar.


El Sietemesino y La Minina
Imagen (Google)

No hay comentarios:

Publicar un comentario