viernes, 28 de noviembre de 2014

Odio la lluvia

La lluvia me entristece, me crispa los nervios, me debilita por completo; días grises que lo convierten todo en monocromático, lánguido goteo que me hace sólo pensar en las  lágrimas que he derramado a lo largo de mi vida y en las que sé que todavía derramaré.

La lluvia que cae enfría mi alma, la llena de desconsuelo y de recuerdos de ausencias que la estrujan; veo ensombrecerse el cielo tras mi ventana y sus gotas empapan mi espíritu resignado a derretirse, entregarse, deshacerse en alguien que no soy yo.

La lluvia otoñal desvela en su total crudeza la soledad con la que me duele sobrevivir, la que a menudo suelo esconder en lo más hondo de mí intentando engañarme; quizás la olvide por un momento, tal vez desaparezca a fuerza de ignorarla... pero aquí la traen de nuevo estas gélidas horas de noviembre sin otra cosa que desesperanza y lluvia.

Sé que es buena, que es hermosa, pero yo sólo siento la lluvia como llanto descorazonado de mi corazón; necesito el sol, su luz cegadora y limpia, su calor como sustituto del calor del abrazo ausente, su aliento limpiapensamientos. Él me proporciona las fuerzas necesarias para poder seguir adelante con la cabeza alta, una sonrisa en la boca y mucha energía en el alma. Odio la lluvia.

La Minina
Imagén (Google)

3 comentarios:

  1. M'ancantao, Minina. Muuuchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por leernos y comentar. Te esperamos en nuestro rincón más veces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, yo odio totalmente la lluvia y para más desgracia vivo en Gijón,Asturias.Amo el sol, su luz, los colores, su calorcito, la lluvia vuelve todo gris, me entristece, me deprime, me roba la fuerza, odio la lluvia.

    ResponderEliminar