domingo, 22 de diciembre de 2013

Asignaturas pendientes


Cuando aprenda a pedirme perdón,
cuando aprenda a escucharme de verdad,
cuando aprenda a ilusionarme con mi ilusión
o cuando aprenda a sonreírme en el cristal…

Cuando aprenda a comprender mi confusión,
cuando aprenda a decirme “sí” mil veces más,
cuando aprenda a esperarme sin resignación
y cuando aprenda a agradecerme el ser y el estar…


Cuando aprenda a ganar siendo el perdedor,
cuando aprenda que el éxito es volverlo a intentar,
cuando aprenda a oír llover sin olvidar el sol
o cuando aprenda a descalzarme en la orilla del mar…

Cuando aprenda a vivirme con aceptación,
cuando aprenda a disfrutarme con naturalidad,
cuando aprenda que caer no es una decepción
y cuando aprenda que amarme es mi deber y mi responsabilidad…

Cuando aprenda todo esto a la perfección
y cuando aprenda a soportarme bajo el frío espacial,
quizás la soledad no será una maldición,
sino un buen lugar donde aguardar el final.


El Sietemesino

No hay comentarios:

Publicar un comentario