jueves, 7 de noviembre de 2013

Leídos

 

Me lees con los dedos
este alma perdida
en sueños bisiestos,
en sueños roídos,
mojados, vividos...
en sueños inciertos.
 
Me lees con los dedos
la sangre temprana,
y se oye un zumbido
de besos gitanos
quebrando la luna
que brilla en tu gesto.
 
Me lees con los dedos
y ya arden mil cruces
cosidas al hambre,
la rabia, el llanto,
del seno dolido
por ser alimento.
 
Me lees con los dedos,
me lees bien adentro,
y ahora tú lloras
y ahora lloramos
en este silencio
de dedos cegados.
 
Por eso manchamos
los dedos de tiempo,
por eso nadamos
en aguas oscuras:
buscamos la paz que da
sabernos sabidos.
 
 
 
El Sietemesino

No hay comentarios:

Publicar un comentario