miércoles, 22 de mayo de 2013

Una esperanza llamada KIRI

Este árbol tan excepcional es la Paulownia Tormentosa conocido como kiri o árbol emperatriz, personalmente me decanto por Kiri que es pegadizo y fácil de recordar.
Con una altura de hasta 27 metros y grandes hojas y vistosas flores, el kiri se popularizó como planta ornamental en Japón, desde donde se extendió a Europa en el siglo XIX.
Entre sus características destaca su capacidad para resistir a agresiones extremas, como el fuego, ya que puede regenerar sus raíces y vasos de crecimiento de forma rápida incluso en terrenos casi...
... estériles. Por ello, suele utilizarse como «planta pionera» en suelos poco fértiles puesto que sus hojas, ricas en nitrógeno, aportan nutrientes al suelo al descomponerse, mientras que sus raíces previenen la erosión.
Además, absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un aliado con gran potencial para luchar contra el cambio climático. Con estas credenciales, en 2008 se inició en Texas un proyecto denominado The Kiri Tree Revolution, con el objetivo de plantar un millón de estos árboles para purificar el contaminado suelo de este estado norteamericano y lograr que vuelva a ser apto para el crecimiento de especies vegetales.
Si la experiencia prospera, el árbol más resistente del mundo podría ayudar a recuperar muchos rincones de nuestro cada vez más deteriorado planeta.


 La Minína

 Imagen (Google)

5 comentarios:

  1. Pues falta nos hace, ojalá no tenga contraindicaciones naturales.

    ResponderEliminar
  2. Yo creía que la única esperanza ya, era el kiri, pero el hara-kiri.
    Creo que es un gran error e incluso una gran mentira, eso de pretender suplantar la flora autóctona por otra extraña.
    Se debe repoblar con las especies que siempre ha habido en cada lugar, ya que esas, y ninguna otra son las más adecuadas para ese sitio concreto.

    Y como dice el anterior comentario, la naturaleza se regenera, si, pero cuando nosotros la dejamos.

    ResponderEliminar
  3. Esta serie de experimentos no suelen prosperar, porque sacas el elemento de su hábitat natural, y siempre aparece alguna variante con la que no se había contado que trastoca la operación.
    De todos los modos, ojalá salga bien, porque sería de gran ayuda, aunque me temo que sería utilizado para dañar aún más el planeta al creer que ya tienen una solución, cuando es simplemente una tirita para proteger una herida ya hecha.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver si el proyecto tiene buen final, pero por lo menos hay iniciativas para levantarnos un poco la esperanza.

    ResponderEliminar