miércoles, 8 de mayo de 2013

Blanco y en botella...


Fernández Díaz, Ministro del Interior, dice que "el aborto tiene algo que ver con la banda terrorista ETA". Y no sé vosotros, pero yo lo capté enseguida: Si una madre se somete a prácticas abortivas y no logra su propósito, lógicamente el feto se trasnformará en un niño traumatizado que, en tiempos futuros, militará en el grupo armado para conseguir Goma2 con la que vengarse de su progenitora y, al fin, liberarse de tan severo dolor psíquico. ¡Si es que no os enterais, cacho progresistas!

El Sietemesino

4 comentarios:

  1. No, es que ambos los promociona el estado asesino, de forma encubierta para alcanzar sus objetivos. Palabra de ministro.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabemos, por Miguel Ángel Rodriguez, como se preparan estos señores a la hora de conducir, de hablar, ... Parece que estén en un concurso para ver quien la dice más gorda!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Lo que le ocurre al ceporro ése que milita en sectas raras, y por eso dice las tonterías que dice, es que su ignorancia le permite ser atrevido y comparar un aborto con un asesinato. Y eso a causa, de que no lee (porque tampoco lo entendería) estudios científicos sobre cuando comienza la vida en un feto, y para él comienza cuando un dios (el suyo) le pone el alma; que es justo en el momento en que el espermatozoide más rápido se encuentra con el primer óvulo. Sin embargo, para la gente más seria, la vida del feto se va haciendo entre las semanas 10ª y 22ª en los mamíferos (porque en humanos no se han hecho pruebas), de ahí que la OMS haya fijado la semana 22ª de gestación como tope normal para el aborto (no lo ha hecho a la ligera ni porque se le haya ocurrido este número).
    Y ésta es la ley que actualmente está en vigor en España y que ni gusta al Obispero ni a los más retrógrados del PP, que cuando sus hijas se quedan embarazadas, se van de fin de semana a Londres y no tienen ningún problema.
    Lo único que conseguirán es que aumente los abortos clandestinos con el peligro para la salud de las mujeres que abortan, aparte de la intromisión que significa esto en los derechos de decisión de las mujeres, que son al fin y al cabo, las que deben de decidir.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Si se meditase lo que se va a decir, cuantas absurdeces nos ahorraríamos

    ResponderEliminar