lunes, 1 de abril de 2013


 

El amor nos salva a todos, a todos. Y quien se cierra a él camina con la mirada clavada al piso y piensa demasiado en dinero y evalua a las personas según su aspecto y habla de lo evidente y... y bueno, no vive, solo respira.

El Sietemesino
Imagen (El Sietemesino)

3 comentarios:

  1. Pensar demasiado en el dinero es perder la ocasión de vivir. El dinero - una vez cubiertas las necesidades primordiales y los deseos más sencillos - , sólo sirve para amasar más dinero, con lo que crea problemas, genera la avaricia que nunca se puede colmar, y amarga la existencia. Se dice que no es más pobre el que menos tiene, sino el que menos necesita. El avaro, lo necesita todo, por eso no vive.
    En cuanto a evaluar a las personas por su aspecto, tanto Séneca como Quevedo decían, que la pobreza no hace ridículos a los hombres, sino la opinión que de ella tienen quienes la desprecian.

    ResponderEliminar
  2. El amor bien entendido, pero que difícil es amar cuando te adoctrinan en el odio a tus semejantes desde la cuna.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una bonita frase, pero a veces el día a día es tan complicado que te resulta dificil llevarla a cabo.

    ResponderEliminar