sábado, 9 de febrero de 2013

Lo peor

 





Lo peor puede ser escuchar al casero perder la paciencia,
alterar el trayecto con tal de esquivar las miradas ajenas,
empinarte doscientas cervezas tratando de obviar la memoria
y expulsarlas desde la terraza y darte totalmente igual.

Lo peor puede ser excluir de la agenda a tu mejor amigo,
apestar a dos meses sin ducha por falta de fuerzas, desgana,

besuquear una boca halitósica que la sequía hace gloria,
despertar y advertir que nada alrededor cambió ni cambiará.

Lo peor puede ser aguantar a un padre que jamás supo ser hijo,
entregarte sin límites a una mujer caprichosa y enferma,
o largarte de camping junto a una ruidosa manada de chanclis,
o acabar viendo romper el día en la sala de un frío hospital.

Lo peor puede ser arrastrar casi un lustro sin paro ni curro,
consumir hasta cinco pastillas al día con treinta y tres tacos,
ver al Barça palmar un partido con gol de Cristiano Ronaldo,
padecer el error de torcer lo que bien debió ser y no fue.

Lo peor puede ser amolzarte el resacón de anoche en familia,
recibir una clase de ciencias el lunes a primera hora,
"cuatrocientos veinte euros pagas incluidas, lo tomas o dejas",
añorar otras mierdas puesto que esta mierda es mierda por tres.

Lo peor puede ser hondamente inmoral cual gobierno político,
anodino cual top model ante un racimo de cámaras, micros,
inconsciente cual niño que mete sus dedos dentro del enchufe
o cargante cual estas estrofas escritas por un servidor.

Es, no en vano, llamarse David Revert López quizá lo peor.


El Sietemesino
Imagen (Google) 

4 comentarios:

  1. Bueno, primo, espero que no me hayas excluido de tu agenda y a ver si cambias el fútbol por el baloncesto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es, hay que aprovechar lo poco bueno que tenga el presente no vaya a ser que el futuro pueda ser peor...

    ResponderEliminar
  3. Y esos momentos en los que te parece que ya nada puede ser peor....
    Excelente Sietemesino, como siempre ;)
    Besitos.

    ResponderEliminar