lunes, 28 de enero de 2013

Otro poco de todo

 
 
 

 
Foto
 
 
 
Foto
 
 
 
LA COFRADÍA DE LOS IAM
 
Mi nombre es Divad Trever Zepól
 y pertenezco a la cofradía
 de los estropeados corazones,
 peculiar sociedad limitada
 constituida por audaces seres
 que de nuestras vidas expulsamos
 tabaco, grasas, alcohol y sal.
 
Somos, claro, una raza especial
 capaz de saber cosas tales
 como para qué sirve un stent,
 qué fin tiene un betabloqueador,
 dónde se halla la RCA
 o cuánto puede doler la muerte
 dado que una vez nos tocó morir.
 
Nadie, salvo nosotros, conoce
 cada esquina, cada pasillo
 cada rincón del frío hospital,
 que noche sí y noche también
 visitamos para volver a oír
 "no se preocupe, es ansiedad,
 nada que no arregle el diazepam".
 
Aquel que mostrare su interés,
 podría buscarnos y encontrar
 en parques, avenidas y playas
 andando con bastante premura,
 vistiendo chándal, zapatilllas
 y pulsómetro en la muñeca;
 ¡cuidadito con bajar la guardia!
 
Por cierto, este es nuestro secreto:
 por la mañana al desayunar
 nevibolol (5 miligramos)
 de noche, justo antes de cenar,
 simvastatina (40 miligramos)
 adiro, efient y ramipril
 al mediodía para yantar.
 
Recuerda: mi nombre es Divad Trever
 y pertenezco a la cofradía
 de los infartados corazones,
 peculiar sociedad secreta
 constituida por pálidos mártires
 que de nuestras vidas expulsamos
 los dulces placeres de la vida.
 
Foto y texto: D.R.L.
 
 
 
El Sietemesino


3 comentarios:

  1. La luna de estas noches ha sido testigo de un viento que, me temo, no se ha llevado lo que tenía que llevarse.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la última es cada vez un mejor retrato de nuestra sociedad.

    ResponderEliminar