lunes, 31 de diciembre de 2012

Rutina


Dicen algunos contables que a fuerza de trabajar con los números se termina, estupenda metáfora del matrimonio, por cogerle cariño a unos y manía a otros.

Servidor de ustedes no encuentra, sin embargo, inconvenientes a la hora de confesar que no entiende ni papa de contabilidad más allá de las clases recibidas en el instituto, así como que tampoco se considera el paradigma de la excentricidad. Otro asunto bien distinto, es que haga pequeñas diferencias al respecto: algo que me ocurre con el 31. El número 31. Sobre todo cuando va acompañado del mes 12.

Si pudiera, gustosamente lo transformaba en un 13. Un brillante 13 amarillo pintado sobre el lomo de un gato negro maullando bajo una escalera de madera desvencijada... Pero no puedo. Hoy estoy abocado a su sabor a cava, a su olor a colonia "buena", a sus calzoncillos horteramente rojos y a su...
...alegría de polipiel. Hoy, esta noche, no hay Dios que me protega de sus 12 uvas, sus 1.356 abrazos post campanadas ni sus tan variados como irrealizables propósitos.

Yo, por más que lo intento, no le veo la gracia a tan nefasta fecha. Y me temo que no soy el único. Preguntadle, sino, a langostinos, cerdos, corderos, doradas, pollos y pulpos. ¡Preguntadles a ver qué les parece a ellos! No os contestan, ¿verdad? ¡eso es porque están todos muertos! Muertos de aburrimiento, como yo.

Aunque en mitad del profundo tedio todavía lo reconozco y rectifico. Soy bastante rarito, sí; detesto el 31 de diciembre con la furia de una manada de elefantes adultos juntos. Pero tengo una buena razón para ello: semejante número, con su pompa y su felicidad, acentúa el olor insoportable olor que despide este edificio que me he construido y al que he tenido a bien llamar "vida". Entended, por tanto, que anhele la mediocridad de la rutina. ¡Oh rutina!


El Sietemesino
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. La rutina solo es bendita si en ocasiones se puede romper, creo yo, pero hay muchas formas mejores de romperla que esta macrohorterada adocenadora del 31-12.
    AUnque duela, Feliz año!

    ResponderEliminar
  2. Te deseo un Feliz Año Nuevo (pese a la despedida en un 31 de Diciembre)

    ResponderEliminar