miércoles, 12 de septiembre de 2012

Españoles cuando les interesa

 
 
He podido leer estos días que Cataluña ha pedido al gobierno central el rescate económico, además de solicitarle insitentemente que antes de que se apruebe la ley que regule el citado, se les proporcione un adelanto de 5.000 millones de euros. 
Hasta aquí la noticia no sorprende, ya que de todos es sabido el despilfarro a manos llenas que se ha producido en los distintos gobiernos autonómicos, de hecho, no son pocos los dirigentes de varias de esas autonomías, que se enfrentan a procesos judiciales por malversación de fondos públicos y otras lindezas.
Sucede, sin embargo, que quienes hoy exigen a los hombres de negro, hasta ayer mismo se les llenaba la boca hablando de su independencia, de su industria y de cuanto...
...aportaban a las arcas públicas. Perdonen mi ignorancia, pero no lo entiendo.
Sospecho que aunque se les inyecten los milloncejos, abonados con el dinero del manchego, el andaluz, el gallego... a base de trabajo e impuestos, continuarán dando cuerda al viejo sueño de desligarse del país, borrando de la maravillosa tierra de Cataluña toda huella española (sin ir más lejos, ayer la Plaza de España de Barcelona se convirtió en la Plaza de la Independencia después de que unos activistas pegaran adhesivos sobre su placa a fin de ocultar el nombre auténtico).
Así las cosas, y teniendo en cuenta la que está cayendo, si seguimos pendientes de minucias en vez de ponernos a empujar todos del carro, difícilmente lograremos sacar la cabeza de una situación ya de por sí complicada.
Las autonomías encontraron su razón de ser bien en un momento determinado, pero actualmente no tienen sentido alguno, más allá de llenar los bolsillos de innnumerables políticos que en absoluto salen baratos. Miremos, si no, el destrozo a nuestro alrededor. ¡Hay que joderse!


P.D.: Por cierto, ojo con los seis parques temáticos que se pretenden construir en Cataluña: Enrique Bañuelos de Castro, quien tiene el dudoso honor de haber vaciado la burbujita inmobiliaria, quiere liderar la construcción de los mismos.
 
 
La Minina
Imagen (Google) 

7 comentarios:

  1. Si algo me cabrea mucho en esto de la política son las incongruencias y las medias tintas...
    Y ya desde el punto de vista histórico la independencia de Cataluña me parecería un error gravísimo (un sinsentido vamos), y luego además que habría que realizar muchas puntualizaciones y revisiones-reparaciones-restituciones económicas (porque esto no es yo me separo de España y me quedo tan ricamente).

    ResponderEliminar
  2. ¿Conoceís, en España o fuera, alguna autonomía pobre que reclame la independiencia....?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andalucía. Aunque sus políticos oficialmente no lo hagan su gente si, no toda, bueno igual que cataluña o el país vasco.

      Eliminar
  3. No te confundas, la independencia no la piden los catalanes, la piden los políticos oportunistas de turno que ven un filón para robar más y para desviar la atención de el resto de asuntos.
    Al catalán de a pié no le afectaría lo más mínimo que su amo sea uno o que fuera el otro, seguirá igual o en todo caso peor, aunque haya mucho subnormal que solo siga las consignas y realmente apoye esta estupidez.

    De cualquier modo, no deja de ser fascismo, el mismo que antes prohibía hablar catalán, ahora prohíbe hablar español.

    ResponderEliminar
  4. Lo de ayer de Catalunya, no fue obedeciendo ninguna consigna partidista, sino todo lo contrario: pasando de todos los partidos políticos porque están y estamos de ellos hasta el gorro. El que se quiera aprovechar la gran movilización para presionar e intentar conseguir un acuerdo para un concierto económico con Rajoy, Artur Mas, es otra cosa.
    Cualquier catalán, con dos dedos de frente sabe, que la soberanía de Catalunya es imposible, un suicidio. Catalunya necesita a España más que España a Catalunya, sin ella no sobreviviría.
    Si hubiera un gobernante español inteligente (lo que ya es entrar en el mundo de lo imposible), hace ya tiempo, que ante estas manifestaciones que de vez en cuando rebrotan, manipuladas con ciertos intereses pero muy torpemente, le hubiera dicho al mandatario catalán de turno: "muy bien, ¿quieren independencia? Pues tienen dos meses para hacer un referendum. A partir de sus resultados, hablaremos. CIU, hubiera sido la primera en pedir el no a la independencia, porque sabe de sobra que su burguesía y sus empresas dependen de su mejor cliente, su primer cliente: España. Y si alguien piensa como para creer que la separación de España se puede hacer por las buenas y en un ambiente amistoso, es que es tonto de capirote; sería una separación traumática y sólo traería hambre a Catalunya, que se vería con la empresas multinacionales desmontadas en cuatro días y fuera de Europa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. En épocas de tribulación es más fácil tender hacie los extremos. Hay que tratar de comprender a los de la otra parte (fanáticos aparte) con los que tenemos cienmil cosas en común. o me gustaría pensar en Cataluña como algo completamente ajeno a mí...

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Caña Minina, caña!

    (Eva)

    ResponderEliminar