jueves, 16 de agosto de 2012

Coños






Los hay que todavía usan pañales,
los hay profundamente agradecidos,
los hay que nunca se han humedecido
y hasta los hay, por suerte, ocasionales.

Unos alivian dolores fatales,
otros están totalmente prohibidos,
algunos varios caen en el olvido
mas en el fondo son todos iguales.

Mismo dan comunistas que solteros,
velludos, deportistas o extranjeros;
es secundario cuanto hacen o pacen,
que nada te importe sean cuales fueren

menos aún que el tiempo le ponga arrugas,
granos, canas, lunares ni verrugas:
al fin los hombres por un coño nacen
y, a la postre, por un coño mueren.


El Sietemesino
Imagen (Google)


6 comentarios:

  1. Uno de mis poemas favoritos, digno del mejor Quevedo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si por un coño nacemos
    y por un coño matamos,
    a él siempre nos arrimemos
    para aún no siendo sus amos
    dar nuestro esfuerzo supremo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Pero advierto, De Prada empezó escribiendo un libro acerca de los coños y hoy es punta de lanza de la Santa Madre Iglesia. ¿Te arrepientes, pecador? ;P

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  4. El alfa y el omega, el principio y el fin...

    ResponderEliminar