lunes, 9 de julio de 2012

Él sí es un hombre de Estado

Ya había tirado yo la toalla ante esta situación de crisis permanente, en la que cada vez que escucho las noticias o leo los periódicos me entero de que cualquier persona con un mínimo de acceso a las arcas públicas, ha estado robando a manos llenas y, para colmo, permanecen intocables según esas mismas leyes reguladoras que solo perjudican a los que no tenemos culpa de semejante movida.
Continuamos obrando tal como lo hemos hecho siempre, es decir, currando (el que aún puede) e intentando dar a la familia una vida digna, sin embargo, las reformitas, modificaciones y recortes de Dios caen, de nuevo, sobre los pringaíllos de turno.
Pero de repente encuentro algo, una noticia que me ha hecho pensar que el Poder no corrompe a quienes lo ostentan
(puede que los políticos españoles ya salieran corrompidos de fábrica), sino que hay valiosas excepciones como la que constituye el presidente de Uruguay.
José Múgica alcanzó el gobierno de...
...su país en Marzo del 2010. Exguerrillero estuvo en la cárcel 13 años y nunca creyó que pudiera llegar a coger las riendas de Uruguay. En dos años, sin embargo, se ha ganado las simpatías del pueblo con su modo de proceder, no en vano la prensa lo califica como "el jefe de estado más pobre del mundo".
Sucede que el patrimonio de Múgica solo asciende a 165.480€, en base a los datos presentados el pasado mes de Abril. Su salario como jefe de Estado es de 10.237 euros al mes (260.259 pesos). No obstante -y según ha dejado constancia el propio líder uruguayo- no disfruta del total de su sueldo, ya que cerca del 90% lo destina a proyectos de ayuda. "Con ese dinero me alcanza, y me tiene que alcanzar porque hay otros uruguayos que viven con mucho menos", sentencia el presidente.
Ahora he descubierto que no es ninguna utopía que los que más tienen, si quieren y realmente estuvieran preocupados por el pueblo al que dirigen, pueden hacer mucho más de lo que hacen. Esas bajadas de sueldo ridículas y el no querer perder para nada ninguno de sus muchos privilegios nos tienen ahogados y esto ya se convierte en insostenible. Pero claro, este señor es el presidente de un "insignificante" país y nosotros somos Europa y una de las potencias mundiales. ¡JA!, pues si ustedes me lo permiten, prefiero vivir en una "insignificante" nación, pero que mis dirigentes, banqueros y demás estirpe no me robe. ¡Hay que joderse!

La Minina
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. Y además tiene a decencia de proponer legalizar la marihuana.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que se entienda: como método de evitar el tráfico de drogas, sin negocio, no hay consumo.

      Eliminar
  2. Yo supe de este HOMBRE hace poco; es normal, hay que ocultar que existe gente así o todos los países exigirían que sus políticos fueran como Él.

    ResponderEliminar
  3. Un gran ejemplo que debería de cundir en nuestros lares.

    ResponderEliminar