lunes, 23 de julio de 2012

El arte de la yaya


De cuantos existen en el mundo es el gastronómico el arte más completo, entendiendo por tal su creación que no su consumición.
Puede una buena pintura seducir la vista, sabe la música enamorar al oído, logra un vino cuidadosamente elaborado encadenar al olfato y está fuera de toda duda, que el placer que produce al tacto el cuerpo deseado es un auténtico deleite.
La cocina, sin embargo, va más allá de mi única omisión, dado que no solo satisface las papilas gustativas, también es capaz de encantar por igual a todos y cada uno...
...de los cuatro sentidos restantes. ¿Como resistirse al aspecto de unos tallarines con mero? ¿al sonido chispeante que produce un salteado de jamón con verduras? ¿al olor de un cocido montañés? ¿o al efecto casi mágico originado al palpar la esponjosidad de un bizcocho recién hecho?
Es, por tanto, mi entrañable abuelica una artista que pinta sin hacerlo, que compone sin ser músico, que embriaga sin recurrir a la enología... Diría que ella es comparable a Goya, Miles Davis o Bob Campbell, pero entonces me quedaría corto. Porque no solo es una maestra en la materia, repito, más completa que pueda existir sino que, además, lo es de la más necesaria. Probad, de lo contrario, un trozo del David de Miguel Ángel y después un plato de su fideuá con gambones y pimentos rojos, y comprobareís la diferencia.

El Sietemesino
Imagen (El Sietemesino)

8 comentarios:

  1. A uno, que es un humilde aficionado a la cocina, se le hace la boca agua....

    ResponderEliminar
  2. QUe no se entere el tal Adrià, que si no, me la veo en tareas de mercadotecnia, de aquella bienal de arte a ese otro museo, bolos por el extranjero,... guardala y cuidala ... y a disfrutar!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué gran fortuna!, disponer de una abuelica así, que convierte esos manjares en obras de arte. Y más cuando a uno ya le han sido prohibidos.
    Un abrazo, y aprovechad la suerte que tenéis.

    ResponderEliminar
  4. A veces no sabemos valorar cosas como estas, hasta que las echamos a faltar. Todo un arte, si señor.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con lo que dices: la cocina es un arte que abarca los cinco sentidos. Comer y saber apreciarlo también es un arte al alcance de muy pocos.
    El curso que viene me apunto a un curso de cocina gratuito que organiza el Ayuntamiento. Ya está bien de discriminación. ¿Te animas?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Se mira apetecible!
    un abrazo,
    saludos y letras.

    ResponderEliminar
  7. He acabado salivando. Cuida a esa yaya, más que arte es saber deleitar todos los sentidos con unos fogones.

    ResponderEliminar
  8. Mmmm desde luego que es un arte.Yo echo de menos a mi abuelita y su mano en la cocina, entre otras tantas pequeñas grandes cosas.

    ResponderEliminar