domingo, 27 de mayo de 2012

La otra crisis


Se vuelan los sesos, empotran sus coches, abren las venas o, como Antonios Perris y su madre anteayer, saltan al vacío empujados por la grave crisis de la que jamás fueron responsables.
Cada vez son más las personas que hallan solución en lo fatídico, en decir "adiós" antes de tiempo, en el suicidio a causa, insisto, de unas circunstancias de las que jamás fueron detonante.
Mientras tanto, los autores de semejante atentado a la humanidad continúan aferrados al poder, hacen oídos sordos, duermen en magníficos palacios, llenan sus bolsillos, cierran tratos, comen en restaurantes cinco estrellas y, sin pudor alguno, exprimen legislaturas y más legislaturas que no llevan sino a la riqueza de unos pocos y a la miseria del resto. Ellos cero autocrítica, ellos cero dimisiones, ellos cero vocación, ellos cero renunciar a parte del salario, ellos cero avergonzarse de tanta ineptitud. Ellos cavando su propia tumba mas, por desgracia, también la de personas inocentes.
No nos engañemos, esta crisis financiera viene precedida de otra mucho más sutil y difícil de detectar. No nos dejemos manipular, lo económico solo es lo palpable, lo evidente, la punta del iceberg. Fuera disimulos, caretas, antifaces: la auténtica gran crisis no es financiera, la
auténtica gran crisis es de valores.

El Sietemesino
Imagen (Google)

6 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, y muchos de ellos además en el colmo de la hipocresía son de misa diaria.

    ResponderEliminar
  2. Por estar en crisis, lo están hasta los valores de la bolsa....

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo y es una pena que todas esas personas que deciden terminar de forma drástica, no opten por llevarse a alguno de los culpables con ellos.

    ResponderEliminar
  4. Muy de acuerdo, sólo un matiz. La "otra" crisis es la económica. La real es esta ;)

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Los valores hace tiempo que desaparecieron. tratar de levantar un país, una sociedad solo por lo económico, no tiene sentido, esa puede ser una explicación, magro consuelo.

    ResponderEliminar
  6. Hay que tener mucha integridad moral para hacer lo que ha hecho Julio Anguita, ex líder de IU, al renunciar por escrito a su sueldo de diputado, pues con el de maestro tiene suficiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar