miércoles, 30 de mayo de 2012

Claroscuros


mi mario y yo....


Estas noches de parques llenos de abrazos
y  faldas de volantes con lunares,
estas noches de ventanas abiertas
y de zumbidos de ventiladores,
estas noches de grillos y jazmines
 y de hablar hasta las tantas en la calle...

...esconden en el fondo de su oscuridad
aquellas otras más agotadoras
de estúpidas palabras no pensadas
y de miradas tan, tan lacerantes
que empachaban hasta el llanto el ambiente.

Tal vez fuera por el excesivo calor,
quizás porque el cielo estaba estrellado,
puede que por ser la Tierra redonda,
o a lo mejor por ti, o a lo mejor por mí...
la causa, el motivo, la excusa, la razón
era lo de menos para hacernos daño.

Lo cierto es que estas noches pre-estivales
siempre conseguirán exasperarme
con sus insomnios, toses y sudores
y el hermoso recuerdo que fue compartir,
a pesar de tus dudas y mis miedos,
un trocito de mi vida contigo, pues
no brillan en mis treinta años momentos
que se parezcan a aquellos otros
de paseos juntos por el casco viejo
y de besos tan, tan auténticos
que endulzaban hasta el amor el ambiente.

Tal vez fuera por el excesivo calor,
quizás porque el cielo estaba estrellado,
puede que por ser la Tierra redonda,
o a lo mejor por ti, o a lo mejor por mí...
la causa, el motivo, la excusa, la razón
fue lo de menos a la hora de amarnos.

El Sietemesino
Imagen (Sonia Areal)

4 comentarios:

  1. La dualidad de los poemas siempre es exquisita; y creo que esa fórmula de sentimientos + momentos + contradicciones siempre hacen un poema fabuloso. Los paisajes que nos planteas son muy vistosos, me ha gustado el texto, mi estimado sietemesino.
    Gracias y te felicito.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez que se acerca una época nos inundan recuerdos de esas fechas en tiempos pasados.

    ResponderEliminar
  3. Todos los recuerdos suelen tener algo de contradictorio; por una parte la dulzura de un pasado y por otra la amargura de algo ya terminado y que volverá.
    Nos suelen venir a la mente en la primavera y el otoño, las épocas del año más dadas a la añoranza. Buen poema con muy buenas composiones figurativas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este si me ha gustado. Tiene sabor a deseo.

    ResponderEliminar