domingo, 25 de marzo de 2012

La sospecha


Se bajó los calzoncillos, se acuclilló sobre el cilíndrico recipiente de plástico e hizo fuerza mientras ojeaba un artículo deportivo. El día anterior, Paco tuvo en su domicilio la visita de una mujer la cual, según dijo, trabajaba en cierta campaña para prevenir el cáncer de colon entre varones de 50 a 65 años ("contribuimos a la felicidad de la gente"). No obstante, a pesar de su sopresa  por el nuevo modus operandi de la seguridad social, aceptó el envase destinado a contener las heces que ya asomaban en ese preciso momento. "¡Joder!, si por algo me disgusta...
...ir de acampada, es por lo mismo", exclamó limpiando los grumos marronáceos que salpicaban tanto su pantorrilla, como el exterior del pequeño bote que al día siguiente, una vez ocupado, recogería la desconocida cuya voz de pito recordaba a las empleadas de los fast food.

Pasó el tiempo. Tanto que Paco ya ni recordaba aquel episodio. Y al cabo de tres semanas, hallándose casualmente leyendo la prensa deportiva, recibió una llamada que le informaba estar bien sano y que la campaña de concienciación Cuida Tu Colon, había sido rotundamente exitosa "gracias a usted y a otras 12.000 personas más, que donaron desinteresadamente sus excrementos contribuyendo, sin saberlo, a la felicidad de muchísima gente". "¿Felicidad de muchísima gente?", pensó angustiado al retomar la lectura y reparar en uno de esos anuncios que apenas atraían su atención. Doble hoja a color. Caracteres hyper mayúsculos. Marrón sobre fondo blanco. Rezaba así: "BuguerMcKing cumple 25 años y, para celebrarlo, te "regala" cualquier hamburguesa que elijas por tan solo 60 céntimos. No lo dudes y aprovecha nuestra oferta limitada. Nunca habrás probado nada igual. BurguerMcKing, toda una vida contribuyendo a la felicidad de la gente".

El Sietemesino
Imagen (Google)

8 comentarios:

  1. La relación de ambos hechos es escatológica, pero figurativamente, muy acertada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Comemos mierda, pero afortunadamente la felicidad sigue estando dentro de nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es la auténtica representación de la cadena alimentaria de nuestros dias.

    ResponderEliminar
  4. Comer mierda sería mucho más sano que lo que ponen en estos antros.

    ResponderEliminar
  5. Guácatelas... bueno, igual comemos peores cosas.
    Literalmente comemos mierda.

    ResponderEliminar
  6. Ja,ja,ja. Una forma gráfica y explícita de poner nombre a nuestra actual alimentación.
    Y a este paso aún puede que lleguemos a comer cosas peores.

    ResponderEliminar
  7. Cuando podáis, pasad por mi blog. Tenéis algo que recoger.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es tan bueno como escatológico.
    He pasado un buen rato leyendo tus desvaríos, reflexiones... y hay que joderse, me encanta este sitio!!

    ResponderEliminar