martes, 4 de enero de 2011

Las contradicciones de Rajoy

Lo expresó el año pasado pero recuerdo sus palabras igual que vosotros. Una mentira que fue perpetrada hace dos semanas en el Congreso de los Diputados, por boca del adalid del cambio y la justicia: "Dadas las dificultades que atraviesan empresas y ciudadanos, subir impuestos no es lo más razonable".
Mas las palabras se las lleva el viento y Diciembre es un mes de fuertes rachas, de forma que Don Mariano ha aprovechado para desdecirse sin pudor alguno y donde antes dijo "digo" ahora dice "diego".
Nuestro flamante líder, que todavía no sabe dónde se hallan los aseos en Moncloa, ya ha comenzado a llevar a cabo su ambiguo programa político para incurrir, curiosamente, en lo que tantas veces criticó en su homólogo socialista (recaudacionismo a toda costa) y obligar a los asalariados a cubrir dos terceras partes de los nuevos impuestos...
...durante 2012 y 2013.
Sucede que con semejante sablazo, también conocido por "recargo temporal de solidaridad", Hacienda prevée ingresar 4.111 millones de euros suplementarios, mientras que las rentas de capital aportarán 1.246 millones extra. Sumar a estas cifras 918 millones por el tributo de bienes e inmuebles y 200 millones más gracias a la eliminación de la bonificación que tenía el gasóleo profesional. O lo que es igual: un total de 6.475 millones, de cuya cantidad el 64 % procede de los impuestos sobre el trabajo.
En resumidas cuentas, un golpe bajo para tod@s aquell@s que creyeron ver en el elegido de Aznar la solución a la profunda crisis que nos atenaza hasta el abismo de los contenedores. Una bofetada que augura mal rollito por parte de un Gobierno que jamás quiso desvelar detalladamente su plan de gestión durante la precampaña y que, aún y con todo, salió electo por extensa mayoría. Un atraco, digo, que nos va a dejar más secos que la mojama.  Eso sí, "subir impuestos no es lo más razonable".

El Sietemesino
Imagen (Google)

No hay comentarios:

Publicar un comentario