martes, 4 de enero de 2011

Cero



Soy asfalto, soy elegía, soy estiércol...;
soy un latido vertical amortiguado por huesos,
vísceras y melancolía.

-

Un anhelo que va rebotando por las redondeadas
esquinas de la espiral tendida por tu ausencia,
una inmensa espiral que no es tan ancha
como para mezclarse con el trozo
de tierra que está en el sureste.

-

Ahora los minutos son hirvientes...
... gotas de agua
que acceden por mi uretra agujereando
los pulmones por los que escapa el hálito que,
sin mezclarse con tu saliva, sabe a ti;
quemante como el néctar femenino,
el paralítico paso del tiempo arrasa
a su paso con todo órgano.

-

No deja nada.

-

Toda canción que llena los días
señalados es Tajabone,
toda pintura un Grito,
toda literatura Cien Años de Soledad,
y los edificios forman parte
de un ejercito de hormigón que,
amenazante, se acerca más y más a mí
para contagiarme con las luces parpadeantes
que vomitan sus ojos de cristal.

-

Los Sábados, los Domingos;
esponjosas magdalenas bañadas
en amoniaco y putas de polígono
industrial en una ciudad sin rotondas,
sin fábricas, sin polígonos industriales...
habitada por seres asexuados
que salvan cualquier obstáculo para quemar
los tablones de color rosa
con Alma Hutch en el interior.

-

La resistencia de la violada,
la impotencia del descartado,
el llanto de una nueva vida,
el olor a vejez y a orina,
el cuello de la cebra bajo
los colmillos del tigre,
una camilla cubierta con una sábana,
la mosca temblorosa ante la presencia de la araña,
el pez coleteando en la bolsa de plástico,
el esperma sobre el colchón, la llave de un ataúd...,

-

Las mismas pupilas negras y nerviosas
que se inundan de amapolas cuando te ven miran,
solo ven ahora un enorme sol de de cuchillos
que se precipita inevitablemente hasta la presencia,
solo una presencia, que soy cuando el chasquido
de las ramas en este incendio enmudecen la boca,
tu boca, que algún día besaré con la boca mía. 

     
      El Sietemesino
      Foto (Google)

4 comentarios:

  1. me encanta este poema, si es tuyo felicidades, tendrias que publicarlas en un libro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No soy mucho de poesía, pero esta bien.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado, quizá ¿poesía terapeútica?, mientras sea poesía todo vale y la tuya lo es. No sé si a tí te sucede, pero cuando lanzas en un poema todo aquello que llevas dentro y el resultado es bueno, te sientes muy bien.

    ResponderEliminar