viernes, 16 de diciembre de 2011

Camareras



Me asquea la sonrisa
de las camareras de los pubs de moda;
esa permanente mueca
incrustada en sus labios demasiado rojos
para deleite de lobos hambrientos.

Me irrita la exagerada simpatía
con que me dan las gracias
por las monedas que acabo de soltarles,
cuando para ellas no soy más que...
...Beefeater con Limón
Brugal y Cola o Carajillo Bien Cargado.

Me repugna verlas ir y venir 
moviendo complacientes sus culos
de camareras de pubs de moda,
 mientras la manada de lobos 
se las follan con los ojos
sin que sus novios de bíceps abultados
y reducido vocabulario 
puedan impedirlo.
Esas chicas lo llevan en la sangre, han nacido para ello,
fingen tan bien que les sonrío a pesar de todo.

Sin embargo, a veces dejan de lado el guión
y, no calculando la soledad amenazante
que acecha al borracho,
utilizan el más severo tono de voz,
la más fría de las miradas,
el más duro de los gestos
y ordenan: "Vaya terminado su copa. Es hora de cerrar".

En ese momento los corazones
de las camareras de los pubs de moda
parecen ignorar lo terribles que son
las noches de verano, los parques llenos de besos,
el olor azahar, el sabor y las imagen de otro tiempo
para el incapaz de levantarse,
para el borracho que,
herido por el látigo de la memoria,
solo quiere una copa más
con la que retrasar un minuto más
la vuelta al abismo
de la casa oscura y vacía.

El Sietemesino
Imagen (Google)

7 comentarios:

  1. Los males de amores se pasan con males de amores, así es la vida.

    ResponderEliminar
  2. Ya hace tiempo que he dejado de ir de pubs. Y menos a pubs de moda, donde no encuentro sonido que me guste. Me apiado de ellas, por lo que tienen que aguantar.

    ResponderEliminar
  3. Kill they... kill them all.

    Ta ta. Z

    ResponderEliminar
  4. Yo no habría expresado mejor la hipocresía del mundo y la dignidad del solitario. Cuando quieras nos tomamos un ron con cola. Invito yo.

    ResponderEliminar
  5. Está muy bien, aunque a mí me agrada la simpatía de las camareras, aunque sea falsa :) Por eso, cuando sacan su yo, me acabo decepcionando ajajaja. Espero no ser un lobo salidorro de esos ;PP

    La última estrofa me encanta. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. Pues no sabes lo amables y complacientes que son con un destornillador en el cuello.

    ResponderEliminar
  7. Yo prefiero las acomodadoras del cine. Recuerdo una que hacia como que se le había caido algo entre las butacas y acabo chupándomela

    ResponderEliminar