domingo, 4 de septiembre de 2011

Un pequeño error

A pesar de las cada vez más numerosas restricciones y férrea vigilancia, es sabido que en un rincón como internet aún puede hallarse desde una cabeza reducida hasta el manual para la fabricación de explosivos pasando por subastas de ropa interior usada.
Y claro, en tan amplia miscelánea no podía faltar, dado su elevado porcentaje de demanda en el mercado, la venta de sustancias ilegales. Empresa extremadamente arriesgada teniendo en cuenta que el citado medio está, como escribo al principio, cada vez más acotado.
Pero, ¿quién dijo miedo?. Desde luego ninguno de los cinco integrantes del grupo recién desarticualdo en Madrid  dedicado a la venta de estupefacientes mediante reclamos en páginas gratuitas, blogs, foros y demás portales virtuales.
¡Carajo!, y casi les sale bien la jugada; hasta "disponían de un trastero ilegal...
...en una comunidad de vecinos ajena su entorno para almacenar las diferentes drogas". Casi pasan desapercibidos semejantes lumbreras, sí. De no ser porque la policía es tardona pero no ciega.
Y es que a estas criaturas del Señor no se les había ocurrido sino publicitarse tal que "vendo koka, marihuana y mdma" ¡y facilitar sus propios números de teléfono para hacer posible el contacto con el cliente! (cliente al que se le entregaba la mercancía bien por correo, bien en mano)
A la banda se le ha incautado, además, el siguiente menú: 1 kg de cocaína, 700 gramos en polvo y 800 cápsulas de MDMA y 9 kgs de hachís.
Si el maestro Berlanga levantará la cabeza comprobaría lo que es un episodio auténticamente surrealista.

El Sietemesino
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. Por mi zona, menos publicitarse en los periódicos, creo que hacen de todo. Se ve que estos si pagan la minuta y los dejan tranquilos.

    ResponderEliminar
  2. Vendían drogas, pero mira... ¡eran sinceros y honrados! jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Por lo menos iban de frente, jajajaja, algo ya que salvo algún idiota como yo, pocos.
    Saluditos y aunque no os deje comentarios, os sigo.

    ResponderEliminar
  4. Parece mentira, es propia esta noticia de un periódico de cachondeo.

    ResponderEliminar