jueves, 1 de septiembre de 2011

¿Será verdad que todo se pega?

No sé yo qué pensar de la frase "todo se pega menos la hermosura". Cada día dudo más de la veracidad de semejantes palabras, sobre todo desde que se reunieran Zapatero y Angela Merkel hace ya unos meses.
Fíjate, con lo cerquita que estuvieron el uno del otro y nada, que al líder socialista no se le ha pegado ni la mala uva que, dicen, tiene la canciller alemana. No ha cogido nada de nada.
Menos aún la fórmula para crear la mitad de empleos que su homónima. Y ni hablar de la medida que se adoptará en el país centroeuropeo a partir de 2013: reducir los impuestos a todos aquellos ciudadanos con ingresos medios y bajos.
Merkel prefiere no creer en ciertos miedos y "comprendo la preocupación de los ciudadanos pero puedo afirmar que el temor a que los precios se disparen es injustificado. No existe indicio alguno para una creciente inflación". ¿Inflación?.
Es curioso comprobar cómo una de las excusas más recurrentes...
...de los diplomáticos nacionales para no subir los salarios de la clase predominante, es desechada por algunos políticos internacionales a fin de no obstaculizar, como es el caso, una rebaja fiscal.
La dirigente alemana afirma, además, "que el euro debe continuar siendo una divisa estable. El Banco Central Europeo sigue esa línea y continuará luchando con éxito". Opinando "que los eurobonos son un instrumento absolutamente erróneo para superar la crisis. Con ellos no conseguiremos lo que debemos lograr: atacar de raíz el enorme endeudamiento. Los eurobonos no harían sino facilitar la creación de deuda". Puede que esté en lo cierto.
A simple vista no son más que palabras pronunciadas por un miembro de la clase política, es decir palabras que nada tarde el viento en llevarse. Sin embargo, viniendo de quien vienen pocos se atreverána  dudar de las mismas. No hay que obviar que Alemania, a pesar de la crisis, tiene un tasa de paro entre los más jóvenes que no llega al 10%. Y precisamente datos como ese son los que llevan a tomar en serio a la Canciller Alemana. Habrá que estar atento.

El Sietemesino
Imagen (Goggle)

3 comentarios:

  1. A pesar de que los políticos no son lo que eran (y eso nadie lo duda, pues nunca había habido tanto trepa arribista en busca de vivir del cuento), lo cierto es que la Merkel sienta cátedra, ya que todos los políticos europeos bailan al son que la Canciller toca.
    No sé si sus medidas serán efectivas o no, pero los datos saltan a la vista y aunque cuadriculados, tienen muy claro lo que es la "res publica" o cosa pública. Ellos no tratan de defraudar a hacienda, ni aprovecharse del estado y piensan que todo lo que sea público hay que mantenerlo y mejorarlo ya que se paga entre todos. Deberíamos aprenderlo en los países del sur de Europa.
    Alemania, nos guste o no, seguirá marcando la economía europea y si no ¿qué país europeo ha sido capaz de asumir una reunificación como la de las dos alemanias y salir en tan poco tiempo de la crisis?

    ResponderEliminar
  2. Pero como se puede pretender comparar la economía de Alemania y la nuestra, no seamos ingenuos, España vive del turismo y de lo que trajo el abuelo de Suiza y de Alemania, que ya nos están mandando a por más porque se ha terminado.

    Lo de que España era una gran potencia, no se lo creían ni ellos, o eso pensaba yo hasta que veo estos comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Nadie ha hablado en ningún comentario de que España haya sido una gran potencia, más bien al contrario, siempre hemos estado a la cola de Europa.
    El problema de España es que no produce nada que pueda exportar, no tiene mercados y el turismo tampoco es la panacea (hay destinos mediterráneos de moda mucho más baratos que se estan llevando el turismo). Por tanto, nada que comparar.
    Vuelve a leer la entrada con calma y verás como no se establecen comparaciones ni analogías de ningún tipo.

    ResponderEliminar