viernes, 2 de septiembre de 2011

Cívicos asesinos

En esta sociedad, que consume con la misma rapidez que desecha, las papeleras cumplen una función fundamental.
Colillas, periódicos, bolsas, alimentos, pañuelos, envoltorios, vasos, plantas... Ellas disimulan nuestra condición, gracias a las papeleras parecemos incluso menos sucios. Aunque veces, sin embargo, no bastan para detener la falta de civismo e higiene imperante. 
No es el caso ocurrido ayer en Hendersonville, Carolina del Norte, donde una mujer arrojó a la papelera de un supermercado una bolsa que contenía un bebé de pocos días.
La desconocida entró a la tienda acompañada...
...de un hombre y enseguida se dirigió al cuarto de baño. Allí se deshizo de su carga y se cambió de ropa, ignorando que las cámaras de vigilancia como no parpadean no se les escapa nada.
La criatura fue hallada muerta por los integrantes del servicio de limpieza y la "extraña pareja"
inmediatamente detenida gracias a la grabación.
Una metáfora tan sinisetra como precisa de la voracidad y nulos valores de esta sociedad.
Por cierto, los elementos podrán ser tachados de "gente sin escrúpulos", "hijos de puta", "asesinos", "malos padres", "perversos tíos", "crueles primos" o cualquiera que fuese el vínculo que les uniera a la víctima. Calificados de mil maneras serán, digo,  pero ¿respetan o no respetan las normas de civismo?. Hay que joderse...

El Sietemesino
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. no hay palabras, ya las has dicho tu todas

    un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Qué hijos de puta, yo los calificaría así. Gracias por la explicación de la reforma constitucional, amigo. Aquí te dejo un artículo de uno de los mejores periodistas peruanos, vale mucho eh: http://eltractorrojo.blogspot.com/2011/08/una-crisis-terminal.html

    Saludos, siete meses.

    ResponderEliminar
  3. Siempre se puede dar en adopción, luego no hay justificación para esto.

    ResponderEliminar
  4. Podían haberlo llevado a un McDonal o a un chino y lo hubieran reciclado.

    -Nos llevamos las manos a la cabeza por que maten a un crio que no desean, cuando están muriendo a miles en este mismo momento, un poco absurdo, además que vida le espera a alguien así, con esos padres.

    A mi, dentro de esta sociedad en la que me toca vivir, me parece igualmente alarmante el hecho de tener cámaras de vídeo que nos graban en todo momento y que algunos las justifican como un mal necesario por casos como este.

    ResponderEliminar