miércoles, 21 de septiembre de 2011

La justicia del país modelo

Finalmente Troy Davis será ejecutado, asesinado por el estado a pesar de todo. Y digo a pesar de todo porque "su caso hace aguas" según William Sessions, antiguo director del FBI. 
A Troy, condenado a la pena capital por un supuesto homicidio cometido en 1989, se le denegó ayer en la Corte de Perdones del Estado de Georgia su última opción; el tribunal siquiera accedió a conmutarle la condena por cadena perpetua. ¿La razón?, se ignora. Los magistrados no dieron una sola explicación al respecto.
Son tan débiles las evidencias que inculpan al preso que hasta en tres  ocasiones hubo de tirar el verdugo a la basura la carga letal que contenía la jeringuilla. Tres veces en los últimos veinte años se suspendió el macabro espectáculo por falta de pruebas. Lógico si se tiene en cuenta que no hay móvil ni arma homicida y siete de los testigos cambiaron...
...sus afirmaciones con el transcurrir del tiempo. Además, Quiana Glove (una de las declarantes) añade que Sylvester Cole (cuyo testimonio resultó clave) le confesó que fue él mismo quien cometió el crimen.
Sin embargo, las numerosas irregularidades que rodean el asunto impedirán nada; siquiera la Unión Europea, ni Amnistía Internacional, ni Jimmy Carter, ni el Papa han logrado alterar el curso de los acontecimientos.
Troy Davis, de raza negra y cuarenta y dos años de edad será, pues, asesinado hoy en Georgia a las siete de la tarde hora local. Su muerte constituirá la número 34 en lo que va de 2011 y la 1.268 desde que se
reinstauraran los homicidios legales en 1976.
Esta es la justicia del país modelo, el cual se jacta de ser La Tierra de las Oportunidades y La Libertad. ¡Vaya asco!.

El Sietemesino
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. Sietemesino, hace muchísimo tiempo no pasaba por aquí a ponerme al día. Estados Unidos, el modelo de país, ha quedado muy lejos de serlo. Son los abanderados de los Derechos Humanos y los primeros en romperlos. Sinceramente, qué asco. Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Esta historia no se si me produce más verguenza, tristeza o rabia. Pero creo que sobre todo es impotencia de ver como se puede condenar sin pruebas contundentes.

    ResponderEliminar
  3. EEUU + poli blanco muerto + chico negro = es inevitable.
    Parece mentira que con la gran mezcla de culturas que tienen allí aun sean así de retrógrados.

    Ya saliendo de la injusticia de este caso concreto y entrando en el terreno de la pena de muerte... ¿Cuándo se darán cuenta de que un asesino sufre más estando toda la vida encerrado que muerto?
    Siguen viviendo con el ojo por ojo... que lástima de sociedad "avanzada"

    Un besazo, guapísimo.
    Ta ta. Z

    ResponderEliminar