viernes, 3 de junio de 2011

El imán de la vida



La morfina es demasiado discreta,
el tiro en la sien está pasado de moda,
el lanzamiento al vacío no es del todo fiable,
el degüello requiere de cojones muy gordos
(y yo soy sietemesino),
la vía del tren es extremadamente breve,
el alcohol con barbitúricos me parece vulgar,
el ahogamiento debo reconocer que es romántico
y el tajo en las venas...
del tajo en las venas mejor ni hablar.
De modo que aquí sigo intentando decantarme 
mientras aprendo que, quizás,
el mejor suicidio de todos sea esta cosa
que no deja de morder pero que, 
cuando besa, uno se alegra de ser
tan, tan, tan...cobardemente indeciso.

El Sietemesino
Imagen (Google)

8 comentarios:

  1. Me has sacado una gran sonrisa. Saludos, Sietemesino.

    ResponderEliminar
  2. Genial como siempre Sietemesino.
    Realmente tienes un don.
    Me ha encantado esta poesía.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Muy buen canto a la vida partiendo de su antítesis.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ...Deja que los mossos lo hagan por ti. :p

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el titulo: " El imán de la vida". Enhorabuena por la poesía.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado. No sabía que también escribes poemas. Sencillo y a la vez profundo. Todo un ejercicio de ingenio.

    ResponderEliminar
  7. La mejor forma de suicidarse sea acaso seguir viviendo, cruel paradoja, para escribir poemas tan buenos como éste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo Sietmesino!!!! un beso enorme y deseo que estés bien!.

    ResponderEliminar