domingo, 1 de mayo de 2011

Un encuentro

Se le movía la melena al marcar el ritmo con el pie. Recuerdos de una noche en que lejanas voces de niños se diluían entre el olor a azahar y marihuana. -Siempre me gustó este sitio porque uno puede sentirse acompañado sin dejar de estar solo-. Tenía razón. En aquel tiempo el barrio de Triana aún guardaba rincones como el que paraba en lo que hoy se conoce por Calle del Corro. Lugares donde brotaban las flores y el río y el monte se amaban. Sí, me acuerdo perfectamente: en el banco de madera gris, tocaba la guitarra mientras el pájaro de alas blancas echaba a volar. Abril. Era abril. Época de sevillanas, finito, vestidos de lunares. -Días para reír y amar; días en los que mi Sevilla hace de quererse, David-, me dijo apagando la pava del canuto con la punta de su botín. Fue un sueño bello, profundo y mío; todo se alborotaba con la alegría de ser. Unas horas fascinantes en las que...
...llamó especialmente mi atención la complicidad existente entre ambos a pesar de que era la primera vez que nos veíamos. También sería la última. Seis meses después, el 14 de octubre de 1983 un aire que heló recorrió las marismas dejando solo el silencio. Dicen que desde entonces los árboles ya no cuentan historias de otros mundos, ni cae fina la lluvia, ni del crepúsculo lento nacerá el rocío. Cuentan que desde ese día ya nada es de color.
Y aunque han transcurrido 28 años de nuestro encuentro, no he olvidado (ni olvidaré) la forma en que Jesús de la Rosa se despidió de mí: -Hasta volver-.

El Sietemesino
Imagen (Google)

7 comentarios:

  1. Oh, qué bonito, además el barrio de Triana en épocas de feria ;)
    Si no eres de aquí de Sevilla Sietemesino, no te puedes perder la Feria..je je ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me ha gustado mucho, no tengo la suerte de conocer Triana, pero por lo que cuentas parece como un lugar mágico. Un besito sietmesino y buen lunes.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito relato que evoca perfectamente imágenes del barrio.

    ResponderEliminar
  4. El ser humano tiene la capacidad de regenerarse, de volver a empezar, de olvidar el pasado y comenzar desde la nada es del todo increible que pueda olvidar su pasado o utilizarlo para reconstruir una nueva vida..... lo que no es esto, es cosa de psiquiátras...

    ResponderEliminar
  5. Perfectamente relatado. Me ha encantado.
    ... aunque aborrezca Andalucía con toda mi alma.

    Un saludeteeee ;)

    ResponderEliminar
  6. QUISE SUBIR AL CIELO PARA VER Y BAJAR HASTA EL INFIERNO PARA COMPRENDER, QUE MOTIVO ES EL QUE NOS IMPIDE VER.....

    ResponderEliminar