sábado, 21 de mayo de 2011

Superpoderes

No sé si he contado alguna vez que tengo un amigo capaz de estar de forma física en varios lugares diferentes al mismo tiempo. Una extraña facultad que le ha permitido a Pepe salir airoso de situaciones realmente delicadas como aquella en la que prometió acudir al entierro del padre de su amante, olvidando que ese día precisamente era el cumpleaños de su mujer. Sin embargo, y por difícil que pueda parecer, esta ubicuidad también ha traído consigo graves problemas, ya que todas y cada una de sus presencias están interrelacionadas. Así, si mi amigo se encuentra, por ejemplo, de comida en el Bulli mientras toma un baño en Hawai, es muy probable que se le mojen los zapatos de agua salada y sufra un doloroso corte de digestión. A este respecto recuerdo una divertida...
 ...anécdota. Hará cosa de tres meses iba dando un paseo por El Retiro con una de las presencias de Pepe cuando, repentinamente, le desapareció el  flamante traje que vestía, quedándose en mangas de camisa y gayumbos bajo el ventoso mes de marzo. Sorprendido por el fenómeno que acababa de ver, quise averiguar la naturaleza del mismo, cosa que no me costó esfuerzo ya que al punto recordé que, como buen populista, una de las presencias de mi amigo asistía en ese mismo momento a un mitin del Partido Popular en Galicia a cargo de Francesc Camps.

El Sietemesino
Imagen (Google)

6 comentarios:

  1. Muy muy bueno. Espero que no le vuelva a pasar lo mismo, aunque en verano sienta bien, en invierno no debe ser nada gracioso ;)

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato y fina ironía. Es que esto les pasa porque ya se han acostumbrado a no pagar las facturas de los trajes.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Trajes que caen del cielo, hace falta llevar estas cosas con ironía, que si no..je je..
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno sietmesino!!!!! y como dice piedra, si solo fueran trajes..... cuidate, espero que estés bien que hace dias que no se de ti!!! muas

    ResponderEliminar