martes, 5 de abril de 2011

Zen o no zen

He visto por televisión el rescate de un perro que sobrevivió inexplicablemente al tsunami de Japón. La noticia en sí era de lo más tierna: nos hacía ver que los nipones al más puro estilo zen, respetan la naturaleza y son capaces de movilizarse para el rescate de un pobre perro asustado. Sin embargo, según se ha desvelado también hoy, los mismos "rescatadores" han vertido al mar 11.500 toneladas de agua radioactiva proveniente de los reactores de la central nuclear de Fukushima. ¿Será que el mar y sus ecosistemas les importan bastante menos?; de todos es conocida la constante masacre que de ballenas y tiburones hacen. Por no mencionar el resto de peces que capturan indiscriminadamente sin atender los acuerdos internacionales al respecto.
Bien sé que ahora que todo el mundo anda elogiando (con razón) a los nipones, estas letras no van a ser muy bien recibidas, pero creo que la cultura japonesa, como cualquier otra cultura, también está llena de sombras y demasiadas contradicciones que merecen ser denunciadas.

La Minina
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. No podía estar más de acuerdo. Incluso yo, que adoro Japón soy consciente de que Japón además de luces también tiene sombras y cosas que no me gustan nada y me ponen enferma...
    Creo que a pesar de admirar a una cultura, no puedes cegarte por completo y mirar solo lo bueno..hay que ver ambos lados.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Habría que ver las posibilidades que se tenía con esa agua radiactiva para entender si ha sido una decisión equivocada o la menos mala de las alternativas. Tal vez mantenerla donde estaba hubiera provocado un goteo de filtración que hubiera durado años. O el traslado a un depósito alternativo hubiera sido peligroso.

    ResponderEliminar
  3. Un país fascista y ultra-adoctrinado. La imagen del monje zen meditando en un jardín extraordinario, poco tiene que ver con las casas de 30 metros cuadrados donde se hacinan los esclavos del imperio, pensando únicamente en hacer más grande su gloria.
    Los Japos, no viven compiten. Y el que no llega al mínimo se suicida avergonzado por deshonrar a su patria.

    ResponderEliminar
  4. Lo he dicho antes, admiro al pueblo japonés por su organización y todo lo demás. Lo único que nunca me ha gustado de ellos es el sushi ni tampoco que anden cazando ballenas... todo lo demás bien...
    Justamente es como dices, al parecer a ellos el mar como que les da lo mismo... que se coman su sushi radioactivo!!!

    ResponderEliminar