domingo, 17 de abril de 2011

Complejo de inferioridad

El primero de los cuatro Clásicos, el partido que debía determinar si había o no Liga, dictó sentencia. A falta de 6 jornadas para la conclusión del campeonato, el Barça mantiene la diferencia de 8 puntos (9 si contamos el gol average) sobre el Madrid, su más inmediato perseguidor.
Tras el empate de anoche (1-1) puede decirse, sin temor a caer en la exageración, que el equipo culé tiene la mitad del torneo doméstico en la butxaca. Unas tablas que, evidentemente, saben a derrota en el seno del club capitalino, por más que desde allí se empeñen en dibujar una realidad que nada tiene de real.
No es de extrañar, sin embargo, que el punto sumado in extremis y de penalty dudoso, ante el actual campeón de la competición, haya servido para que Mourinho, Albiol o Casillas afirmasen "irse satisfechos y con la moral alta". No debe extrañar, digo, porque cuando se renuncia a atacar, no perder es algo así como la multiplicación de los panes y los peces.
La táctica insultantemente defensiva escogida por el técnico portugués con el fin de evitar otra goleada capaz...
...de enturbiar su currículum (de nuevo antepuso los intereses particulares a los generales), dotó al cosiderado mejor equipo del siglo XX de una imagen de conjunto menor capaz de sonrojar al mismísimo Helenio Herrera. Baste decir que, tras dos minutos de contienda, las piernas de Villa, Messi o Pedro ya estaban marcadas por el extralimitado Pepe y el no menos impetuoso Ramos. Y, excepción de algún córner o lanzamiento de falta botado por los merengues, las ocasiones de peligro corrieron siempre a cargo de los catalanes fruto de su buen criterio con la pelota. El campeón, una vez más, dio todo un recital que concluyó, repito, con media Liga en el bolsillo. Y eso que el escenario era el mítico Santiago Bernabéu y el rival una colección de hombres (cuyo costé a supuesto el mayor desembolsó económico de la historia) los cuales, estaban obligados a ganar si querían seguir disponiendo de opciones sobre el torneo de la regularidad.

El Sietemesino
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. ¡¡Y lo de Casillas a Villa fue un penalti como un buque!!

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Hombre claro está que el empate no debe considerarse como bueno, pero tras quedarse con uno menos, empatar quizás para ellos no esté mal :)
    Veremos cómo se dan los tres clásicos que quedan ;)
    Saludos.

    PD: vaya manita que le encajamos al Cartagena..je je ;P

    ResponderEliminar
  3. joer en este blog solo hay pro barca? :_(

    ResponderEliminar