martes, 15 de marzo de 2011

ZPinocho

No salía ayer de mi asombro al ver en un programa de televisión la entrevista realizada a una antigüa empleada doméstica que había estado trabajando en la casa de la familia Zapatero durante 3 años (2001-2003). Según se desveló, la asistenta, de nacionalidad portuguesa, jamás fue dada de alta en la Seguridad Social. Jamás tuvo un contrato al que acogerse. 
O sea, que nuestro señor presidente, por aquel entonces lider de la oposición, ya incumplía una de sus máximas actuales: defender los derechos de la clase obrera. 
Qué podemos esperar, pues, de un hombre que cada vez que es investigado no se le encuentran más que pelusillas escondidas debajo de su alfombra.
Pedir peras al olmo es como predicar en el desierto.

La Minina
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. Hombre, todo depende del número de horas semanales que estuviera trabajando, si no supera las 20 no es obligatorio.

    ResponderEliminar
  2. uf!, que dificil es hablar con gente que con derecho a decir lo que quiera, lo dice... a veces la libertad es maravillosa, otras una puta mierda, como es el caso. Me repito, teneís lo que quereís. continuar...

    ResponderEliminar
  3. De cualquier modo, no se vota a una persona (no se debería) se vota a un Programa político, se debería.
    Si el único problema fuera que este tio es tonto, la cosa tendría arreglo, el problema es que su programa político es una mierda y las pocas cosas buenas no las cumplen.
    ¿Por que lo votáis entonces????( ...y hay mas alternativas, a parte del otro subnormal profundo)

    ResponderEliminar