domingo, 13 de febrero de 2011

La belleza hecha sonido

Con los cebollazos de cerveza, Sherezade sabe todavía mejor. No, no hablo de las Mil Noches y Una Noche (como gustaba Blasco Ibáñez de referirse a los anónimos cuentos árabes), sino del ballet de Rimsky Kórsakov.
Una obra que hubiese formado parte de la discoteca particular del mismísimo Mozart y que, en su momento, fue duramente criticada por personalidades como el Dr. Hanslick, comentando que "por desgracia, no consigo recordar el contenido de las Mil y Una Noches, y no sabría decir muy bien qué es lo que relata el Príncipe Kalender o por qué razón hay un festival en Bagdad...". Uno de los miembros (probablemente rusófobo) del Musical Courier...
...de Nueva York, también osó dilapidar la reputación que pudiera tener argumentando lo siguiente: "Rimsky Kórsakov. ¡Vaya nombre!, sugiere una barba de descuidadas patillas, manchadas de vodka".
Inevitablemente, semejantes gilipolleces traen a la memoria a Fernando Fernán Gómez cuando dijo aquello de que "los críticos son unos niños grandes que hacen caca por la boca". Y no es para menos, dado que arremeter contra cualquiera de los cuatro movimientos que constituyen esta magnífica obra clásica, es evidenciar un alto grado de necedad y mal gusto. Una importante demostración de ida de pelota.
El Mar y el Barco de Simbad, El Relato del Príncipe Kalender, El Joven y la Joven Princesa y Fiesta en Bagdad no son sino flores del jardín de la belleza; flores que ni la pseudo crítica ni el paso del tiempo han logrado marchitar.

El Sietemesino
Imagen (Google)

4 comentarios:

  1. Jo, es que eso no son críticas, parece más bien salido de un programa del corazón. Meterse con una obra por el nombre del compositor..

    ResponderEliminar
  2. Cuanto menos caso se haga a los críticos, mejor.

    Un saludo mañanero ;)

    ResponderEliminar
  3. oh!quién quiera que sea que estes ahí... , cuidame de aquellos ociosos que se permiten parlotear declarando sus intenciones sin saber decir nada que antes no se haya dicho, tanto de lo bueno como de lo malo... razón tienen aquellos que lo hacen y no necesitan de legión que los siga, dijo aquel poeta: ... se hace camino al andar y continua...

    ResponderEliminar
  4. Bueno... A los críticos les pagan por eso que hacen, quizás algunas veces esas polémicas que lanzan no son más que triquiñuelas publicitarias para que aquellos que no están al tanto se pongan curiosos y atiendan el filme, música o libro en cuestión.
    ¡Para los gustos los colores!

    ResponderEliminar