martes, 18 de enero de 2011

Trucos de pescadores

Siempre he preferido los anzuelos rectos dado que su forma simple los convierte en ideales para carnadas extremadamente delicadas, pero eficaces, tipo gusano americano o de arena. Los pico de loro, sin embargo, vienen perfectos si se pretende anzuelar cebos más resistentes como lenguas, dedos, córneas o testículos. Aunque debo reconocer, no obstante, que la última vez que usé de señuelo despojos humanos, concretamente pedazos de humano-poeta, no tuve picada alguna en toda la tarde. Y es que tengo entendido que el denso hedor a soledad que despide este cebo en particular, suele ahuyentar a las pocas especies que puedan merodear por el lugar. De modo que en vista de la frustrante experiencia y aconsejado, además, por mi amigo Antoni, para la pesquera de hoy he decidido adquirir media docena de gruesos sacerdotes, previamente troceados, sazonados y congelados, ya que según él (capitán del prestigioso atunero Three Republic) no hay nada mejor que una sotana para engañar a la especie que me propongo esta noche: los besugos silvestres.

El Sietemesino
Foto (Google)

11 comentarios:

  1. Te garantizo que si los dejas entrar en putrefacción atraerán a besugos con un solo ojo. Ten encuenta que, cuando yo era pequeño, dios era un triángulo equilátero con ojo de besugo en el centro. Tu prueba, si te falta alguno te lo presto, tengo todo un jardín personal.

    ResponderEliminar
  2. Al menos sabes pescar... hay gente que siempre espera que le traigan el pescado (o presa) a la mesa bien servido y adornado...

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Mmm no me gusta la pesca entendida como deporte.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. De pequeña, cuando me llevaban al río, siempre trataba de pescar lanzándome de cabeza sobre los peces... siempre he sido un poco Xena.

    Saluuuuuudos (que se echaba de menos) caballerete

    ResponderEliminar
  5. A mi es que esto de la pesca...uffff, tener que tocar gusanos asquerosos, carnaza a medio pudrir, gambas que tendrían mejor sitio en mi horno, y para colmo esta tierra mia que ostenta el título de tener los acantilados más altos de toda Europa, me quitan la poca pasión que le veo a este arte. Pero bueno...me alegra que disfrutes pescando, yo soy de esas vagas que dice Cheluca:)

    ResponderEliminar
  6. Muy buen blog; he aprovechado para hacer un link en un post mío que trato de Ofiuco y la Fórmula Uno.
    De paso, me he hecho tu seguidor para estar al tanto de tus actualizaciones.

    ResponderEliminar
  7. Yo que siempre estoy como una moto no me veo quieta pescando, no daría una, pero me encanta usar curas de cebo jaja fantastic!!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que para la pesca de besugos no hay nada mejor que concursante de reality show.

    ResponderEliminar
  9. PESCAR... Me trae malos recuerdos...

    Una vez en mi vida me fui de pesca con "amig@s" y la hora de pesca fue 22:00h, cargados como burros (no he puesto mulas, porque el femenino siempre se usa para lo malo...) con sillas, neveras, cubos, las cañas, las mantas, la cena, linternas... ¡total pa'ná!, ¡porque no me dejaron pescar ni una sola vez!.

    Un novio que tuve me decía: no, no... tu con las otras chicas y "nos haceís" la cena... (que gracioso, este no sabía con quien estaba...) y pensé: ojalá se te rompa la caña que tanto dinero te ha costado... y ahí estuve sentada en una silla jugando a las cartas (no le hice la cena por supuesto, una tiene dignidad, me hice mi bocadillo y listo, las demás si que le hicieron sus bocadillitos a sus novietes... ¡atajo incultas!).

    Mientras, los "machitos" eran los que pescaban que por cierto, NO pescaron NADA, los cubos se los llevaron de vuelta vacíos ja ja.

    Así que esa fue mi primera y única experiencia hace muuucho tiempo con el mundo de la pesca.

    No es que me apasionara, pero me apetecía tirar la cañita al mar aunque hubiera sido una vez nada más.

    Un abrazo!!

    ¡¡Y suerte con esos besugos silvestres!!

    Que bueno un besugo al horno... ja ja

    ResponderEliminar
  10. jajaja qué bueno.... eso de la pesca del besugo con trocitos de gruesos sacerdotes me ha gustado.... algunos sacerdotes siempre acaban pescando a inocentes pescaditos, y lo de utilizar despojos humanos un poco gore...creo que tu amigo Antoni te ha aconsejado bien.... las presas se acercan más cuando ven una sotana.... inocente en un principio, luego "zas"! se lanzan a su víctima y aquí tienes un buen besugo silvestre! luego se puede quitar la sotana y a cocinar el besuguito fresco al gusto! :D
    Espero que haya ido bien la pesca de esta noche y que a estas horas estés digiriendo bien tu buena y paciente hazaña.

    Un beso.

    P.D. Yo tambien fui pescadora de pequeña, pero en el rio, y pescaba con anzuelo de pico de loro y con mosquitos!.... y picaron! truchas enormes! pero me tenian que ayudar a sacarlas porque no podía sola, además me metía dentro del rio y las peripecias para poder acercarme a la orilla sin que se soltara el pez era una tarea demasiado pesada aunque gratificante. Pero por tu escrito no sé si te refieres a éste tipo de "pesca" o va por otro lado la cosa ya que uno puede interpretarlo de muchas maneras diferentes.... ;P

    Cuidate sietmesino!... eres una pasada escribiendo!

    ResponderEliminar
  11. Hola!! Muchas gracias por el audio de La Rosa, me encanta Juan Antonio Cebrián, el programa y todos sus pasajes de la historia, gracias!! ;-)

    ResponderEliminar