sábado, 22 de enero de 2011

obseSONIAdo



Vuelves con la oscuridad,
cuando cierro los ojos.

Yo te reduje a nada,
pero mi subconsciente
te trae todas las noches:
puedo verte y tocarte
(son lágrimas auténticas
las que mojan mi almohada).

Puedo verte y tocarte
una noche tras otra.

Siempre llegas puntual,
siempre tan evidente,
siempre después vacío...

Tengo miedo a dormirme,
sé que esperas al fondo
de la almohada caliente;
yo sé que estás ahí,
acechando mi sueño.

Tengo miedo a la noche,
tengo miedo de ti.

El Sietemesino
Foto (Google)

6 comentarios:

  1. Las obsesiones u obseSONIAs nunca son buenas. Pero bonito poema.

    ResponderEliminar
  2. Y la oscuridad de la noche te podría responder: "No debes tenerme miedo, debes tenerme pavor".

    Curiosa paradoja que la noche sea la que nos muestre y la luz del día la que nos vele algunas cosas.

    Beeesos findesemaneros

    ResponderEliminar
  3. Dios!, se me saltan las lágrimas y la piel se me eriza con tu poema! cómo describes la sensación de miedo de una persona!! y sus miedos que lo deboran y acompañan para toda una vida!. Y es que a veces por las noches no todos los gatos son pardos.

    Un beso enorme sietmesino!, ya te lo he dicho muchas veces pero me encantan tus poesias!. Si tienes algun libro publicado hazlo saber que me lo compro!.

    Que tengas un buen domingo, y me pondré a pensar en la pesca del besugo más que con el tema de la obsesión! (todo y que es buenísimo el poema).Muas!.

    ResponderEliminar
  4. Hola, tú lo que estás es un poco colado, no? Te acompaño en el sentimiento, a veces enamorarse es un auténtico dolor :-)

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito, como todos los poemas que publicas...

    ResponderEliminar