jueves, 27 de enero de 2011

"Lo siento, mi amor"

Ella lo quería tanto pero él roncaba tan fuerte, lo adoraba tan profundamente pero le olían tanto los pies, lo amaba con semejante frenesí pero duraba tan poco en la cama...que con todo el dolor de su corazón decidió pedirle el divorcio.
-Mala suerte, lo mío con los hombres es mala suerte-, dijo mientras cambiaba las llaves del negocio, el apartamento y el mercedes de llavero.

El Sietemesino
Imagen (Google)

9 comentarios:

  1. Para algunas el simple amor no es suficiente.

    Ta Ta.Z

    ResponderEliminar
  2. Cosas veredes, hermano Sancho

    ResponderEliminar
  3. Todo estos problemas tienen solución, menos las excusas.

    Entonces, ¿dónde estuvo el "amor"...?

    ResponderEliminar
  4. Cuando se acaba el amor, el resto no tiene solución;)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta!, pero no hay amor verdadero en la historia!, cruda realidad en muchas parejas, las escusas son la solución a lo que de verdad falta, el amor sincero, y luego esto, "con dolor en su corazon"pobrecita, claro, se te lo queda todo... la casa, el coche, el negocio.... buena escusa es la de que una no tiene "suerte" con los hombres... qué fácil el camino para dejarle a uno tirado!.

    En cuanto a lo que dice fini si que es verdad que si se acaba el amor no hay solución pero almenos se puede ser más sincero y tener el valor para decir la verdad, al fin y al cabo, la gente se puede entender bien hablando aunque duela el poder hacer daño a una persona pero más se hace si la dejas con escusas porque luego uno no entiende nada y te pasas la vida preguntandote "porqué!, o que has hecho mal?, o que no le has dado para que te dejara tirado de esta manera"...

    Un beso guapo, buen relato.

    ResponderEliminar
  6. Dicen que hay matrimonios que te traen más alegría cuando los disuelves con un divorcio... (y más $ también! jaja)

    ResponderEliminar
  7. La vida misma, pero es más fácil mirar a otro lado. Somos unos conformistas y .... así nos va!!!
    saludotes varios.

    ResponderEliminar