martes, 7 de diciembre de 2010

La Navidad que nos toca

      Ya se puede respirar en cada rincón de la ciudad el famoso espíritu de la Navidad: luces de colores alumbran los balcones, en el hilo musical de los supermercados suenan villancicos, las entradas a los comercios están custodiadas por inquietantes Papá Noeles y el número de multas aumenta más y más. Es Navidad. Lo recuerdan periódicos, radio y televisión.
      Engalanaremos la mesa con el mantel y la cubertería buena, nos reencontraremos con esa parte de la familia que parece no existir hasta fechas tan señaladas y, todavía, echaremos  más en falta al abuelo que falleció hace pocos meses. Sí, ya está aquí la Navidad, lo dice...
 ...El Corte Inglés. Sin embargo, esta vez en lugar del cartucho grande de castañas compraremos el pequeño, en vez de el clásico décimo jugaremos una papeleta y el cd que tanto nos gusta lo deberemos buscar en el top manta, ya que hace tiempo dimos de baja la conexión a internet.
      Estas navidades tendremos que apretarnos el cinturón, hacer un ejercicio de privaciones obligados por la ausencia de ingresos. Y bien mirado tiene sus ventajas, sobre todo dietéticas, además, siempre nos quedará la posibilidad  de dar una vuelta por la ciudad para comprobar que somos unos "afortunados" al no vernos en cualquier portal mendigando un euro. Agradecezcamos, pues, a nuestros políticos, el hecho de generar estados de pobreza superiores al de la clase predominante para que podamos sentirnos "afortunados", eso sí,  no desviemos demasiado la mirada hacia Villarriba, no sea que vayamos a sentirnos un poco extraños.


      El Sietemesino
      Foto (Google)

9 comentarios:

  1. Me encanta la navidad desde siempre y ésta pues bueno, más apretada pero la voy a disfrutar igual, y sobre los políticos mi opinión es que son vomitivos un abrazo :**

    ResponderEliminar
  2. Hola
    No lo creo. Sólo afectará algunas familias. El resto, a consumir. Se habla mucho de la crisis pero las ciudades se quedan medio vacías en los puentes ¿de dónde sacan tanto dinero?
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Creo, como tú, que esta Navidad vamos a consumir menos, Papá Noël ha adelgazado bastantes kilitos, sí señor, y sobre todo aquellos que están en el paro, no podrán apuntarse a muchas fiestas...

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo cuando mis vecinos no ponían adornos en las ventanas, ahora parece que vivo rodeada de puticlubs.
    En serio, ¿a quién se le ocurrió esa idea de las luces intermitentes de mil colores?

    Tengo la suerte, pues a mi la navidad me repatea desde que tengo uso de razón, de que mi familia nunca ha mostrado una alegría exacerbada en estas fechas y, como mucho, nos juntamos a comer los días "clave"; pero sin excesos ni nada del otro mundo.
    Así que, aquí no se va a notar la crisis, porque va a ser como siempre, en realidad.

    Y coincido con el comentario de Silvia... no para de escucharse tema crisis, crisis, crisis, que mal estamos... y, ¡joder! aquí en Segovia, cada fin de semana (ya no puentes o fiestas) está todo hasta los topes.

    Por cierto, mi empiojamiento ya bien. Aun no he llegado a mi primer cuarto de siglo, las resacas se toleran, jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que este año sera un poquillo apretada. De todas formas, me encanta la navidad :)

    ResponderEliminar
  6. Reconozco que siempre me han gustado estas fechas. De niña me inundaba una alegría especial, ahora ya mayor me doy cuenta que aquella felicidad no era más que esperanza. Esa esperanza de Papá Noel recompense mi esfuerzo y cumpla alguno de mis sueños. Lo dicho, ahora, tantos años después sigo esperanzada, aunque mis deseos hayan variado. Y además, como buena celta que soy, le debo a mis antepasados ya las generaciones futuras el seguir manteniendo viva la costumbre de darle la bienvenida al invierno; eso es realmente la Navidad, por mucho que digan los cristianos.
    un abrazo:)

    ResponderEliminar
  7. Pues si llega la navidad, al menos distraigamonos estos días ya que se presenta un invierno duro. Me ha encantado el comentario de @Half-elven girl. Esta costumbre como cientos más la hemos importado de EEUU, es una idea genial para tirar electricidad y contribuir a emitir CO2.

    ResponderEliminar
  8. Seguiremos consumiendo como siempre, es lo nuestro; ya verás como de la crisis ni nos acordamos... por cierto, con crisis o sin ella no me gustan nadiiiita estas fechas!
    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. Quien siempre ha vivido en crisis no se entera que este año ha sido un desastre!!! (eso nos pasa a la mayoría de la clase media casi extinta ya en Rep. Dominicana)

    Este año se siente la navidad, la brisa fresca del invierno (para apaciguar los 31 grados de todos los días de 10 meses al año), se siente en las luces de colores (que están prendidas cuando nos dan la luz, y cuando nos la quitan pues se apagan y ya). Se siente la Navidad en que hay más ladrones en la calle tratando de apropiarse de lo que hemos sudado con el lomo. Pero nada, hay que buscar ese espíritu en alguna parte, aquel que nos hace estar junto a quienes amamos aunque no haya tanto para comer. En fin la Navidad se siente en el bolsillo pero hay que agacharnos un poco para poder alcanzar el bolsillo con el corazón!!!

    ResponderEliminar