lunes, 20 de diciembre de 2010

Fumar mata

Ya estamos cansados de que nos repitan que "fumar nos puede matar" y, claro, como ahora echarse un cigarrillo ya casi va a convertirse en delito, semejante martilleo es cada día más y más feroz.
Quizás esas mismas palabras eran las que tenía que escuchar constantemente un paciente que sufría de tabaquismo agudo y que estaba ingresado en el Hospital del Mar de Barcelona.
Su adicción al  tabaco le había producido una obstrucción pulmonar severa además de insuficiencia cardiaca. Y sí, el vicio le mató, pero no de la manera que, seguramente, pronosticaban doctores, familiares y amigos. Él, sin hacer caso de las recomendaciones y, tal vez pensando que uno más no le haría daño, cierta madrugada decidió darse un homenaje a escondidas en su habitación del hospital; fue su último cigarrillo, el que le mató (¡vaya que si le mató!), pero no por el hecho de fumárselo, sino por dormirse sin antes apagarlo: el colchón donde descansaba se prendió fuego y le provocó quemaduras de segundo y tercer grado de las que, el buen hombre, ya no pudo recuperarse.

Moraleja: Fuma si es lo que te apetece, que ya eres mayorcito, pero, ¡leches! no te duermas con el cigarrillo encendido. ¡Hay que joderse...!.

      La Minina
      Foto (Google)

11 comentarios:

  1. Jolín qué mala suerte morir de esa manera. Yo odio el tabaco, me apesta y me parece fenomenal que no se pueda fumar en lugares cerrados, un besote :*

    ResponderEliminar
  2. Mi opinión es la siguiente, la libertad de uno termina donde comienza la de los demás, uno puede fumar siempre que no moleste a los que esta presente, nadie tiene porque tragarse los humos de otro cuando es conocido que es perjudicial para la salud.

    ResponderEliminar
  3. Moraleja: Fuma si quieres, que ya eres mayorcito, pero a mí no me molestes con el humo, por favor!
    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Pero qué ilusos somos todos!!! Al final han conseguido lo esperado; que nos dividamos en dos grupos enfrentados(vamos que en españa entre futbol, partidismos y demás historietas, ya tenemos la lección bien aprendida) y ahora, manda cojones, a pedrazo limpio, porque si yo fumo, si yo no y no tengo porque aguantarte...en fins y mientras nos mantengan ocupados nos meten la "SindE" doblada, con premeditación y alevosía...
    Si tenía razón Valle-Inclán cuando decía que eramos el país de la charanga y pandereta...
    En fins...hay que joderse!!!!!
    un abrazo:)

    ResponderEliminar
  5. Fini, yo no me estoy enfrentadno a nadie, que conste en acta! No me lo tomo tan en serio. Simplemente era por seguir con la moraleja del post...
    Un beso conciliador.

    ResponderEliminar
  6. ¿Valle-Inclán, no sería Machado? ;)

    El coste sanitario de los efectos del tabaco supera el beneficio que obtienen de este, prohibido fumar. Que bueno es que los gobiernos se preocupen por uno.

    ResponderEliminar
  7. Que yo sepa no se prohibe fumar, cada uno en su casa puede hacerlo todo lo que quiera, como si quiere fumarse 5 cajetillas en un día. Lo que prohiben es hacerlo en locales públicos cerrados.

    ResponderEliminar
  8. odiealex, es la peor de las prohibiciones: el rechazo social, la estigmatización de los fumadores. Si antes la sociedad nos animaba a fumar, cosa de machotes y de mujeres modernas y desinhibidas. Hoy el fumador es un proscrito, un apestado al que hay que perseguir y lo hacen esos mismos que antes nos vendían la moto.

    ResponderEliminar
  9. Yo no aguanto el hedor de un cenicero. La gente que fuma se queda impregnada del jodido olor... De verdad que hasta me he alejado de par de personas de mi círculo que fumaban porque me parece atroz.
    Si se quiere envenenar que lo haga en una burbuja y no le envenene el aire a los demás.

    ResponderEliminar
  10. "Fumar es un placer ..." dice la canción.
    Me quedo con el final : "Fuma si te apetece ... pero no incendies el colchón!"
    Creo que a los fumadores empedernidos cuanto más se les habla de los daños que ocasiona el tabaco ... más fuman.
    Es una dependencia.
    Respetable.

    ResponderEliminar