domingo, 21 de noviembre de 2010

El capitalismo tampoco se apiada del fútbol

      Se fue el 20-N, día liberador para muchos españoles. Se fue, se fue, como dice la canción, pero antes nos dejó disturbios en el Valle de los Caídos, un vergonzoso silencio del gobierno español respecto a la masacre en el Sáhara occidental y la sensación, cada vez mayor, de que tienen razón todos aquéllos que afirman que la liga española de fútbol va camino de convertirse en una copia de la escocesa (solo dos equipos con opciones reales de ganarla).
      En la jornada de ayer Barça y Madrid aumentaron todavía más su ventaja, cuando aún no ha transcurrido siquiera un tercio de competición, sobre Villarreal y Valencia, sus dos inmediatos, y
 desfavorecidos, perseguidores. Primero fue el turno del actual campeón, el equipo catalán, que jugaba en el campo de un club que lucha por mantenerse a flote en la primera división como es el Almería. 0-8 señaló el electrónico a la conclusión de la disputa. Una muestra, otra, de que la mejor liga del mundo, si por ella se entiende emoción y espectáculo, no es la ibérica.
      Por su parte, el Real Madrid se deshizo de un plumazo del incómodo Athlétic de Bilbao. Al equipo de la capital le bastó con jugar a ritmo discreto buena parte del encuentro, para meterle 5 chicharros a un conjunto que, no hace mucho tiempo, luchaba codo a codo con los Dos Grandes por conquistar el torneo de la regularidad. 13 tantos marcados entre Barça y Madrid (con sendos hat-tricks de Messi y Cristiano incluidos), o lo que es igual, la mitad de goles con que suele saldarse una jornada tras la finalización de todos los partidos.

      El abuso de poder empieza a perjudicar el espectáculo bien entendido, es decir, la confrontación de equipos en igualdad de condiciones. El telespectador, cada vez con más frecuencia, apaga antes el televisor, abandona el bar sin esperar al pitido final, y ya saben: espectáculo=audiencia=ingresos.

     
      Foto (Google)
      El Sietemesino

6 comentarios:

  1. La pasta gansa tiene esas cosas. Uno puede construir a Goliath y es muy difícil sostener a David. Y aunque crearan a David sería para morir en el intento, (han retirado las piedras y las hondas). Saludos, mon ami.

    ResponderEliminar
  2. Cuaquiera que utilice armas de ese calibre (véase literatura, música o reflexiones varias) en su bitácora, siempre es susceptible de alabanza.
    Me encantó retrotraerme al pasado con el "Temptation" de Heaven 17.

    Saludos desde TRICULÉ.

    ResponderEliminar
  3. Como te dije ya he cotilleado tu blog, mucho más currado que el mio, soy un poco desastre en ello. Ese día estaba en el Bernabeu viendo el partido con un amigo de Euskadi,si puede que algo se tenga que mirar para evitar dualidades anticipadas, pero el futbol es así...

    ResponderEliminar
  4. Los aficionados al fútbol también tienen culpa de que la Liga sea un intercambio de golpes Barça-Madrid con su correspondiente circo mediático-político que lleva alrededor. Casi todo el mundo se decanta por uno u otro, en vez de ser fieles al equipo de tu ciudad o de tu región. Es así de triste.

    El año pasado estaba en el pueblo de mi pareja(un pequeño pueblo turolense)el fin de semana del supermegaderby. Bien, yo fui a la taberna a ver el partido como un aficionado más que quiere ver un partido de fútbol. La taberna petada y dividida en blancos y culés (todos aragoneses, por cierto)y de repente alguien se dirige a mí y se produce la siguiente conversación:

    - (El otro): Hombre, ¿qué tal? ¿tú con quién vas?
    - (Yo): Con nadie, me es indiferente, sólo quiero ver el partido.
    - (El otro): Venga...eso es imposible, alguno querrás que gane.
    - (Yo): Que no, que no...que yo soy zaragocista, a mí el Madrid y el Barça me la pelan. Sólo vengo a ver el partido.
    - (Una tercera persona, culé): Bah...en Zaragoza todos son madridistas.

    Pues eso. Pena de país...

    ResponderEliminar
  5. Lastimosamente el capitalismo convierte todo en una cosa que tiene un valor, y esa precio termina por absorber a la cosa. Así hizo con la educación, la absorbió y la convirtió en un elemento del mercado cuyo objeto es formar a la fuerza de trabajo calificada. El capitalismo hace de todo un elemento para que entre en la oferta y demanda. El fútbol ya entro en el mercado. Ya este deporte no tiene como fin entretener, despertar el espíritu competitivo y sano. El fútbol ahora solo es un instrumento de producción de capital, se vende y se consume. Se lava dinero del narcotráfico con los equipos.

    ResponderEliminar
  6. la verdad es que ya cansa que siempre sean el Barcelona y el Madrid los que ganen la liga siempre. En esta liga ya no hay emoción, parece que no hubiera más equipos en España.

    ResponderEliminar